Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Elena Páez. La organización ecologista considera que el uso masivo desproporcionado que se produce durante El Rocío exige una especial atención a la basura que se genera.

Reproducimos el comunicado:

(…) Desde Ecologistas en Acción entendemos que, hoy por hoy, no se dan las condiciones objetivas para permitir la entrada de varios miles de vehículos a motor en el Espacio Natural Doñana, pues se encuentra en una delicada situación con pasto crecido que se ha secado en las últimas semanas en las que hemos superado las temperaturas medias y sin lluvia, convirtiéndose en un escenario de alerta extrema ante incendios. Hay dos razones de peso fundamentales para esta reducción drástica del tránsito de vehículos a motor por el interior del Espacio Natural: por una parte, pueden ser origen de incendios por chispas que se producen al lado de los pastos acumulados en los bajos de los mismos, y por otra y sobre todo, suponen un gran problema a la hora de evacuación de la zona de ocurrir un incendio, precisamente por estas condiciones de extrema sequedad que convierte los caminos de Doñana en arenales impracticables donde todo vehículo a motor puede atascarse entorpeciendo o impidiendo el tránsito, la evacuación de personas y las labores de emergencia.

Por todo ello, recomendamos limitar los vehículos a motor a los estrictamente necesarios para garantizar la seguridad de las Hermandades más los imprescindibles de apoyo, considerando lo más prudente desviar todos los vehículos a motor a la playa en el caso de las Hermandades de Cádiz y a la carretera de Villanmanrique las de Sevilla. Máxime en un momento de una mayor precariedad en los servicios del INFOCA en la zona debida al desmantelamiento de varios retenes, una actuación que ha hecho que el operativo de extinción se resienta, y la catástrofe sería mayúscula si, como ocurrió en el último incendio de Doñana este año en la finca Los Mimbrales, coincide simultáneamente uno en Doñana con cualquier otro cercano, pues pondría en peligro vidas humanas además de que sería casi inevitable la pérdida de zonas de gran valor ecológico.

El otro gran problema es la degradación ambiental por acumulación de basuras: papeles, recipientes de materiales y tamaños muy diversos y, especialmente, los cristales, los plásticos y las toallitas. Los cristales pueden provocar incendios y herir a animales, los plásticos y las toallitas no se degradan y se acumulan en zonas sensibles o son llevados por el aire a la playa y al mar o son ingeridos por la avifauna con su consiguiente malnutrición y muerte. El uso de estos materiales, que serán residuos al fin y al cabo, debería de sustituirse por otros biodegradables y en todo caso, garantizar que la basura sea depositada en los contenedores de recogida de basura de las Hermandades.

Es fundamental la implicación de éstas en el ejercicio de la educación ambiental necesaria para preservar el espacio por el que transitan, explicando a las personas en peregrinación los recursos que la Hermandad ha dispuesto para poder hacerse cargo de los residuos, facilitándoselos en su caso y responsabilizándose de no dejar huella de basura en el camino. La recogida de basuras tiene que coincidir con el paso de la Hermandad y no dejarse para después de la Romería, garantizándolo con el pago de las fianzas exigibles a cada Hermandad en su compromiso con Doñana y con el cumplimiento de la máxima rociera “Es tu camino. Mantenlo limpio”.

Es esencial que año tras año mejoremos durante este evento multitudinario minimizando los impactos negativos y las amenazas previsibles, pues existen alternativas y recomendaciones para la protección de los ecosistemas. Tanto más cuanto existen los agravantes de que Doñana está en extrema alerta de incendio forestal y que estos tránsitos acontecen en pleno periodo reproductor de la mayoría de las especies. (…)