Javier Collado

Dobuss

El fotógrafo Rodger Price vio la increíble vista mientras volaba su dron sobre la costa de Bacon Cove, Newfoundland, Canadá.

El enorme iceberg se erosionó en el núcleo, y el agua había fluido para crear lo que parecía una impresionante piscina privada.

La piscina de color verde para paradisiaca sólo que mucho más congelada que las aguas del Caribe.