Javier Collado

Dobuss

Elena Páez. A pesar de que Amancio Ortega siempre ha querido mantenerse alejado de la primera línea mediática en su vertiente personal, en las últimas semanas ha acaparado un protagonismo que a buen seguro le debe estar incomodando.

A la crítica a las donaciones superiores a 300 millones de euros efectuadas a la Sanidad Española en forma de maquinaria de última generación para el tratamiento de enfermos con cáncer, que ampliamente ha sido contestada por pacientes, médicos, y una buena parte de la sociedad, se une ahora la petición y recogida de firmas que ha comenzado a efectuarse en change.org para ser nominado al premio Princesa de Asturias de la Concordia.

Hasta este momento se han recogido cerca de 15.000 firmas, que a buen seguro se incrementará en los próximos días.

La iniciativa en este caso ha procedido de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE), cuyo presidente, Belarmino Feito, ha indicado a Diario de Asturias «que «sus donaciones y su trayectoria me parecen ejemplares». Consideran al empresario gallego como «un ejemplo de superación y de excelencia para los emprendedores y el mejor representante de la marca España».

Los promotores de la recogida de firmas definen al empresario como «gran trabajador del que dependen numerosas familias y un montón de vidas gracias a sus donaciones».