Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

El perro ‘Cachas’, de la raza West Highland Terrier, cuya custodia única se ha disputado una pareja de Valladolid tras su separación sentimental, pasará a disfrutar de un régimen de estancia semestral con cada uno de los dueños a partir de septiembre de este año, tras dictaminarlo el magistrado de Primera Instancia número 9 en una sentencia.

Hasta ahora, el can tenía que cambiar de domicilio en Valladolid cada 15 días, pero el traslado del dueño a vivir a Alicante con su nueva pareja el próximo mes de julio, motivó la presentación de una demanda civil en la que cada uno de los propietarios de ‘Cachas’ solicitaba la custodia única con el fin de garantizar la estabilidad emocional del perro. Se ofrecían con ello a compensar económicamente al otro propietario, pero ninguno lo aceptó. Silvia llegó a ofrecer a su excompañero 500 euros.

Precisamente, el estado emocional del can ha sido uno de los argumentos esgrimidos ahora en la nueva sentencia que ha dictado el juez Luis Carlos Tejedor, que sostiene que el animal de compañía no puede ser considerado como un bien mueble o semoviente, sino un ser dotado sensibilidad al que debe de aplicarse un régimen jurídico diferente al regulado por el actual Código Civil.