Milagros Martínez/ Imagen: EFE

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Desafiando las barreras culturales y del idioma, la española Milagros Martínez se ha hecho sitio en una de las ligas menores del fútbol nipón, tras viajar a Japón con el reto de ser la primera mujer en entrenar a un equipo masculino.

Nunca había entrenado a un club masculino hasta que se hizo cargo del Suzuka Unlimited, un conjunto que compite en la cuarta categoría del fútbol nipón, por detrás de las tres divisiones de la liga profesional.

«Pero desde que llegué, tanto el club, como los jugadores, como los compañeros de trabajo me están respetando muchísimo, y yo la verdad es que estoy muy orgullosa y satisfecha», declaraba a EFE.

Para conseguir conectar con sus jugadores tuvo que enfrentarse a la barrera del idioma, un impedimento que desde un principio dificultó la comunicación con el equipo durante los entrenamientos. A cargo del Suzuka también se encontró con significativas diferencias entre el fútbol español y el japonés, con jugadores «técnicamente muy parecidos» a los españoles y europeos pero poco acostumbrados a «la toma de decisiones» y las tácticas de equipo.

Martínez se ha ganado el afecto del Suzuka y se ha convertido en toda una celebridad en esta pequeña localidad nipona, donde es conocida por los fans del club y los habitantes del pueblo, que la paran por la calle para hablar o hacerse una foto.