MASSIMILIANO MINOCRI

Javier Collado

Dobuss

Se organizan a través de facebook y de twitter y recuerda a las patrullas que ya son una realidad en Nueva York. En Barcelona donde ya son 30 personas que tienen un reto: controlar y descubrir a los carteristas. Su idea, además, es luchar para que se endurezcan las penas por robos.

Su táctica para impedir más robos es tocar un silbato y perseguir a los presuntos ladrones por el andén hasta que aparecen los de seguridad. Un dato refleja una realidad que cada vez preocupa más: el 28% de los hurtos que se producen en Barcelona son en metro. Lo que desean es que se cambia el código penal para los reincidentes.

Se organizan en tres grupos uno en el inicio del metro, otros en el medio y el resto al final. Son capaces de identificar en media hora a tres grupos de carteristas. La gente y los trabajadores del metro les dan las gracias. Los ciudadanos también valoran ese esfuerzo que les hace sentirse más seguros porque ahora se sienten desbordados y con miedo.