Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Elena Páez. El dispositivo de socorros y primeros auxilios que cada año prepara Cruz Roja Española en El Arenal con motivo de la celebración de la Feria de Nuestra Señora de la Salud de Córdoba estará integrado en esta ocasión por alrededor de un centenar de voluntarios y voluntarias, seis ambulancias y varios vehículos de apoyo logístico, preparados para atender cualquier emergencia sanitaria que ocurra desde el próximo viernes por la noche hasta el domingo 2 de junio en el recinto ferial.

Con este despliegue de recursos humanos y materiales, la entidad trata de garantizar que haya en todo momento medios suficientes para cubrir cualquier urgencia que se pueda producir en el transcurso de la última semana de festejos del mayo cordobés.

En los días de mayor afluencia de público –que suelen ser los fines de semana y el miércoles-,  el puesto de primeros auxilios de Cruz Roja, instalado frente a la caseta municipal, contará con más de 30 personas con la pertinente formación en socorrismo, respuesta ante emergencias y transporte sanitario.

El grueso del voluntariado que conforma el dispositivo es de la capital, aunque para fortalecer el operativo también se desplazarán a la ciudad personas procedentes de Jaén, Málaga, Sevilla y Almería, y de algunas de las asambleas locales que la entidad tiene repartidas por la provincia.

El puesto que la organización ha instalado en El Arenal tiene una estructura modular, con consultas dedicadas de manera específica a afecciones respiratorias, traumatológicas y curas, así como catorce camas para observación dentro de la Unidad de Reanimación Etílica (URE).

Como novedad, se incorpora este año en el dispositivo un sistema llamado S Visual para la atención a personas con discapacidad auditiva, a través de un ordenador con una aplicación que permitirá conexión por vídeoconferencia con un intérprete de lenguaje de signos, tanto de cara a una posible asistencia sanitaria como para dar respuesta a cualquier otra necesidad que tenga la persona, ya sea interponer alguna denuncia o cualquier otro tipo de gestión. El uso de esta tecnología -, impulsada por la Confederación Estatal de Personas Sordas- en la Feria ha sido auspiciado por el Ayuntamiento de Córdoba.

De igual modo, Cruz Roja ofrece por segundo año consecutivo en su puesto una sala de lactancia, así como otra de atención psicológica, donde habrá personal preparado para dar respaldo tanto a pacientes como a familiares sometidos a situaciones de especial tensión o nervios -generadas por la pérdida de algún niño o por patologías que revistan mayor gravedad-, y para tratar de resolver posibles conductas agresivas.

Asimismo, el espacio dispone un año más de un centro de coordinación –para trabajar conjuntamente con cualquier cuerpo de seguridad o entidad sanitaria-, una sala de descanso para el voluntariado, donde éste podrá tomarse un respiro cuando la situación lo permita, y un módulo de farmacia.

El voluntariado de la entidad se trasladará a cualquier punto del recinto ferial donde sea requerida su asistencia. El teléfono de urgencias será, un año más, el 957 222222.

El pasado año, el personal de Cruz Roja atendió en Feria a 1.161 personas, una cifra que supuso un incremento del 6 por ciento respecto a 2017, cuando fueron 1.094 los ciudadanos que requirieron la asistencia de la institución humanitaria.