Javier Collado

Dobuss

Redacción.- CSIF Córdoba reclama a la Jefatura Provincial de Tráfico que acepte las solicitudes de bolsa de horas realizadas por los trabajadores para poder así facilitar la conciliación de su vida laboral y familiar. El sindicato lamenta que este organismo esté denegando sistemáticamente las peticiones hechas por algunos de los integrantes de la plantilla, que precisan ese tiempo para atender a sus hijos o a personas mayores.

El responsable del Sector de Administración General del Estado (AGE) de CSIF Córdoba, Francisco Guerrero, recuerda que la Secretaría de Estado de Función Pública publicó una resolución en febrero con instrucciones sobre jornada y horarios de trabajo del personal al servicio de la AGE y sus organismos públicos. En el artículo 8.8 de esta normativa se establece que “los empleados públicos podrán disponer de una bolsa de horas de hasta un 5% de la jornada anual de cada empleado o empleada para los casos de cuidado de hijos o hijas menores de edad y menores sujetos a tutela o acogimiento, así como para la atención de personas mayores y personas con discapacidad hasta el primer grado de consanguinidad o afinidad”. En el texto se señala que estas horas deberán ser recuperadas por el trabajador en un plazo máximo de tres meses.

El dirigente sindical afirma que la denegación de bolsa de horas, junto con el rechazo a las solicitudes de días de vacaciones y de asuntos propios por parte de la Jefatura Provincial de Tráfico, está provocando que más del 90% del personal de atención al público, formado actualmente por 22 personas, haya solicitado el traslado a otro organismo dependiente del Estado. “Es lamentable que la actitud despótica del jefe provincial esté generando este clima insostenible hasta el límite de que casi la totalidad de su plantilla prefiera marcharse a otro lugar a desarrollar su labor profesional”, recalca Guerrero.

CSIF ya denunció en marzo que la Jefatura sufre un déficit de personal del 30%, una merma acentuada en el caso de los operadores de información, que son los encargados de atender a los ciudadanos en ventanilla para resolver distintos trámites. Esta carencia de trabajadores genera una importante sobrecarga laboral en la plantilla, algo, que junto a la imposibilidad de acceder a la bolsa de horas, a las vacaciones y los días de asunto propios deseados, está detrás de la gran desmotivación que sufre a día de hoy el personal.