Imagen: Bebésymás

Adentity

Dobuss

Bebrand

Audrina es una niña británica de cuatro años que tras ocho meses luchando contra un neuroblastoma, por fin ha podido hacer sonar la campana que indica el final de su tratamiento. La pequeña fue diagnosticada en julio del año pasado, y desde entonces ha tenido que someterse a cuatro operaciones, cinco ciclos de quimioterapia y 14 ciclos de radioterapia. Su pronóstico inicial no era bueno, pero Audrina ha logrado vencer a la enfermedad.

Para celebrarlo, y tal y como es tradición en algunos hospitales, ha hecho sonar la campana del Centro de Radioterapia de Nottingham, que marca el fin de su tratamiento. Y lo ha hecho de una forma muy especial que simboliza su personalidad arrolladora y sus ganas de luchar: disfrazada de soldado de asalto imperial de Star Wars, su película favorita.

El personal sanitario que ha tratado a la niña en todo este tiempo, también ha querido participar en este importante acto, y mientras Audrina tocaba con orgullo la campana, médicos y enfermeras agitaban con emoción sus sables de luz.

Audrina deberá continuar en estrecha vigilancia médica pues el riesgo de recaída con este tipo de tumor es del 50%, y si esto sucediera, sus posibilidades de supervivencia descenderían drásticamente. Por ello, la familia ha puesto en marcha una campaña en GoFoundMe para recaudar fondos que permitan llevar a su hija a Estados Unidos, donde se está llevando a cabo un ensayo que ayuda a prevenir recaídas en pacientes de alto riesgo.