Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Un joven de solo 16 años, de Cádiz, ha fabricado un satélite para llevar internet a todos los rincones del mundo. «Se trata de democratizar el espacio y las telecomunicaciones», defiende el inventor, que tiene como objetivo que esté órbita en octubre.

El aparato le ha costado 1.000 euros y mide solo 5 centímetros, lo que convierte el invento de Julián en el más pequeño de España y el tercero del mundo. El lanzamiento lo realizará una empresa de Nueva Zelanda que utilizará un solo cohete para poner en órbita varios pequeños satélites privados.

«Julián llegará tan lejos como él se ponga de límite», no duda en afirmar una de sus profesoras, que como la gente de su alrededor ha visto cómo el joven ha estado trabajando en su creación después de clase en su habitación, convertida en sala de pruebas.