Archivo.

Javier Collado

Dobuss

Una pareja de ancianos de Pensilvania, en Estados Unidos, pasó más de la mitad de su vida unidos. Hasta el mismo día de su muerte, aunque, en este caso, fuera en la distancia. Se trata de Clair Vence, de 75 años, y de su esposa desde hacía casi 45 años, Jeanne Vance, de 70, ingresada en una clínica desde hacía un tiempo por sus problemas de salud y movididad.

Según informan varios medios locales, él la iba a visitar todos los días. Sin embargo, Jeanne dejó de recibir visitas la semana pasada cuando Clair fue ingresado en otro hospital debido a una enfermedad similar a la influenza, una dolencia vírica. Eso no les impidió hablar una última vez vía telefónica. Fue el mismo día de su muerte.

Cuando el esposo falleció, una de sus hijas le pidió a otra familiar que acudiera a la residencia donde Jeanne estaba internada para hablar con ella sobre lo sucedido, pero, al llegar al lugar, el personal del establecimiento le informó que la paciente había muerto minutos antes.