Javier Collado

Dobuss

Elena Páez. El informe oficial de empleo de EEUU ha revelado que Estados Unidos tiene ahora mismo la tasa de desempleo más baja en 50 años. La economía estadounidense creó 263.000 empleos en abril, muy por encima de los 185.000 previstos, y la tasa de paro, contra pronóstico, ha bajado hasta el 3,6%, sus mínimos de 49 años.

Donald Trump ha aprovechado esto para volver a interferir en la política de la Reserva Federal. Con estos datos, el vicepresidente Mike Pence, ha vuelto a decirle al banco central estadounidense que baje los tipos de interés, justo un día después de que el presidente del instituto emisor, Jay Powell, declarase que, por el momento, la institución no tiene planeado mover el precio del dinero.

«Éste es el momento no para subir tipos. Deberíamos bajarlos», declaró Pence a la cadena de noticias financiera CNBC después de la publicación del dato de desempleo. Esto quiere decir, que deben bajar los tipos de intereses, ya que como afirmó Larry Kudlow, «con esta inflación, yo creo que la ‘Fed’ está contemplando bajadas de tipos de interés». Es exactamente lo contrario de lo que había dicho el presidente de la Reserva Federal, Jay Powell, menos de 24 horas antes en rueda de prensa.

Los datos reflejan una fortaleza que añade más dudas sobre la posibilidad de que la Fed se inclinara a medio plazo por una hipotética rebaja de los tipos de interés, como esperaba buena parte del mercado antes de la reunión de la Reserva Federal del pasado miércoles.

Las previsiones de los analistas auguraban un ritmo de creación de empleo de 185.000 nuevos puestos de trabajo, similar al de marzo, y a una tasa de paro estable, en el 3,8%.

Las cifras oficiales han pulverizado estos pronósticos. La creación de empleo se aceleró en abril hasta los 263.000 puestos de trabajo, muy por encima de lo esperado, y la tasa de paro se ha desinflado hasta el 3,6%, la más baja en 49 años, concretamente desde diciembre de 1969.

Una de las pocas variables que se ha quedado por debajo de lo esperado ha sido el del aumento de los salarios. El incremento se ha mantenido estable en el 3,2%. Los analistas esperaban en este caso un repunte ligeramente superior, del 3,3%. Esta cifra atenúa las subidas en el dólar.

De acuerdo con los datos del informe oficial de empleo de EEUU, sólo un sector destruyó puestos de trabajo en abril, el minorista, que encadena así el tercer mes consecutivo a la baja.