Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Elena Páez. La asociación vecinal (AV) Guadalquivir del Campo de la Verdad ha hecho entrega a la alcaldesa, Isabel Ambrosio, y a representantes de los todos los grupos políticos en el Ayuntamiento de Córdoba de un dodecálogo con las principales reivindicaciones de los residentes en el Campo de la Verdad, todo ello ante los próximos comicios municipales y para conseguir “un barrio con viviendas y entorno amigable, que no obligue a sus vecinos a irse a vivir a otras zonas”, demandas que “desgraciadamente no son nuevas”, pero que “esperamos que sean tenidas en cuenta”, según consta en el documento. Entre las demandas se encuentras algunas tan concretas como las del apartado de instalaciones deportivas, con la construcción de “una piscina cubierta en el abandonado Polideportivo de la Juventud, que es del Ayuntamiento, según el acuerdo ya alcanzado con esta asociación”, así como “construir unas instalaciones deportivas que cuenten con campo de fútbol y sala de barrio” y que “si Cajasur no desarrolla el proyecto, que ya ha planteado, que se haga en otro espacio, pero sin dilación”, además de trasladar la pista deportiva polivalente en la “calle Juan Pablo y en su lugar sustituir las instalaciones por juegos infantiles y un parque cardiovascular”, reclama el documento de la directiva de la AV Guadalquivir del Campo de la Verdad, que en su reunión del pasado martes mostraron en la calle frente al antiguo campo del San Eulogio.

Sin embargo, el dodecálogo afecta a muchos otros aspectos, con propuestas concretas y otras de carácter normativo o de planificación. Así, en el capítulo de Movilidad la directiva de la AV reclama “restringir el tráfico en nuestro barrio fundamentalmente cuando haya algún evento” preservando una zona a residentes, acondicionar solares como aparcamientos provisionales, fomentar el uso del autobús y mejorar la frecuencia de las líneas 12 y 14 y la construcción de un carril-bici que rodee el barrio y esté conectado con la red del resto de la ciudad.

El capítulo más extenso hace referencia a la vivienda, con una “solución definitiva al problema de grietas en Fray Albino” con todas las administraciones y que se negocie con los bancos para destinar las viviendas a alquileres sociales, evitando también así la ocupación irregular. Otras medidas en el capítulo de vivienda tienen carácter normativo. Así, y ante la nueva reglamentación “sobre zonas inundables, pedimos a la GMU que informe a los vecinos cuando soliciten licencia de derribo de la situación en la que se encuentra el edificio” para evitar que el vecino se encuentren con restricciones posteriores, así como “soluciones que permitan hacer frente al riesgo de inundaciones” o el “control y creación de una normativa municipal para el uso de viviendas para el turismo”, no permitiendo “mientras tanto ni una licencia más”.

También de tipo normativo y de planificación son la reclamación de una ordenanza que regule las salas de juegos y apuestas, eliminado “la de la avenida de Granada y no dando más licencias para esta actividad en nuestro distrito” y la puesta en marcha del Plan Integral del Distrito Sur, partiendo de la propuesta que entregó el distrito hace más de un año, creando mientras tanto un sistema eficaz para atender casos urgentes de materia de asistencia social.

También en el capítulo de equipamientos es clave la “terminación de la obra y el plan de usos” del antiguo edificio de Magisterio para que “no sea un mero contenedor de servicios y responda a los objetivos del Plan Urban Sur, que no es otro que revitalizar el distrito social, cultural y económicamente”, todo ello contando con la participación vecinal y sin que las dotaciones del edificio vaya en contra de los servicios que ya se prestan en el centro de servicios sociales y en el centro cívico Arrabal del Sur. Más aún, en otro apartado se pide que todos estos servicios se refuercen “cubriendo las bajas”, como en el caso de la oficina de Atención Ciudadana y ampliando horarios de servicios, permitiendo entre otras mejoras así la apertura de la sala de estudio en fines de semana y épocas de exámenes”.

Otro capítulo extenso es el de la mejora de espacios públicos, con la redacción y ejecución, con los fondos europeos previstos del Paseo de San Julián y su arbolado y zonas de toldos permanentes, así como el progresivo arreglo y mejora del arbolado urbano en todo el barrio, eliminando barreras arquitectónicas, y con un programa integral similar para mejorar la limpieza del barrio en general, especialmente en puntos críticos, con soterramiento de contenedores o ecoparques y aumentos de las iniciativas educativas que viene desarrollando Sadeco. También con esta filosofía se plantean las mejoras en materia de seguridad, donde se reclama concretamente “recuperar la policía de barrio, tal cual se creó” o que “tanto la Policía Nacional como la Local tengan coordinación entre ellas y con la asociación”, algo que en el pasado ya ha dado “resultados muy positivos”.