Javier Collado

Dobuss

Elena Páez. El portavoz municipal de Ganemos, Rafael Blázquez, se ha pronunciado este martes sobre la propuesta de modificación del Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico que se votará en el consejo rector de la Gerencia de Urbanismo (GMU), el próximo 8 de mayo, a propuesta de Pedro García, teniente de alcalde y delegado de Turismo Pedro García.

La propuesta de Pedro García, también presidente de la GMU, es “insuficiente” porque “no frena el proceso de turistificación que está sufriendo el casco histórico ni es un plan de turismo sostenible que regule la actividad para que sea compatible con la habitabilidad”, ha afirmado el portavoz de Ganemos Rafael Blázquez.

La propuesta que se votará en el consejo rector de la GMU contempla sólo una moratoria de licencias para apartamientos turísticos sin cocina, a establecimientos hoteleros que tengan más de 40 plazas o a negocios de hostelería que destinen un edificio de forma íntegra a este uso.

PLAN DE TURISMO SOSTENIBLE

Por su parte, Ganemos propone una moratoria total, tanto de apartamentos como de establecimientos hoteleros, mientras se estudia la presión turística que sufre la ciudad y se realiza un plan de turismo sostenible como han hecho ciudades como Barcelona.

“Lo que ha hecho Pedro García una vez más es un proceso negligente que persigue dar la sensación de que se está haciendo algo y que tiene una posición favorable a frenar este proceso de turistificación”, manifiesta Blázquez, quien considera que “si IU tuviera intención de frenar el proceso paulatino de turistificación, lo primero que tendría hacer el delegado de Turismo sería convocar a todos los grupos municipales para abrir un proceso de diálogo e intentar una postura consensuada”.

Así, Ganemos subraya que en otras ciudades, donde se ha regulado el turismo, “lo que han hecho es fraguar un acuerdo para defender y proteger la habitabilidad de sus cascos antiguos y aplicar una moratoria desde que se inicia el proceso hasta que culmina”.

PRISAS ELECTORALES

Esta “moratoria de postureo” que propone García se debe, según Blázquez, “a que vienen las elecciones municipales y le han entrado las prisas” porque “no ha hecho nada en cuatro años para regular el turismo, frenar las fuertes subidas de los alquileres y evitar que nuestro casco histórico se convierta en un parque temático incompatible con la vida”.

Ganemos cree que una “política de turismo seria” debería dividir la ciudad por áreas dependiendo de la presión turística y otorgar licencias en aquellas zonas no saturadas mientras se deberían denegar en otros lugares con una fuerte saturación.

En esta línea, Blázquez reclama que se declare el casco histórico zona acústicamente saturada “para evitar dar más licencias hasta que exista un plan de turismo sostenible y quede bien claro dónde puede proliferar la actividad turística y dónde no, para evitar que nuestra ciudad  se convierta en un escenario de cartón piedra”.