Javier Collado

Dobuss

La organización del maratón de Londres decidió proporcionar «Ooho» a sus corredores, una innovadora cápsula compuesta por materiales derivados de las plantas y de las algas, y que suponen un sustitutivo del agua.

El principal objetivo de implantar esta novedosa forma de beber agua era evitar la utilización de las botellas de plástico en un evento tan masificado. Los fundadores aseguran que esta cápsula tarda en descomponerse tan solo seis semanas y que supone un gran avance hacia un mundo libre de plásticos.

Hechas de algas, para su fabricación se eliminan todos los olores verdes y fuertes que asociarías con las algas marinas, y simplemente te quedas con los componentes físicos. Es como una membrana similar a un gel que parece una gelatina espesa.
A pesar de la iniciativa que busca reducir la contaminación ambiental, el evento no estuvo libre de plástico debido a que en la ruta, de unos 40 kilómetros de largo, hubo puestos de venta de agua embotellada, según informó el portal británico The Independent.

Ante esta situación, la organización demostró su compromiso con el medio ambiente y se encargó de recoger las botellas de plástico desechadas, para luego enviarlas a una planta de reciclaje, donde se fabricarán nuevos recipientes a partir de ellas.