Javier Collado

Dobuss

Los reyes han acudido junto a sus hijas y con doña Sofía a la misa de Pascua que se celebra en Palma. Al templo llegaron poco antes del medio día en un coche que conducía el propio Felipe VI, a su lado iba sentada la princesa de Asturias, doña Letizia y en los asientos traseros del vehículo iban sentadas las dos niñas junto a doña Sofía.

La familia ha bajado del vehículo entre aplausos de los centenares de asistentes que su llegada y han lanzado gritos de «viva España» y «viva el rey».

Después del recibimiento de Rosario Sánchez, la delegada del Gobierno en Baleares, la familia real ha posado sonriente para los numerosos medios que esperaban a las puertas de la catedral donde hace un año vivieron un momento de tensión entre la reina Letizia y doña Sofía por una foto con las hijas de los reyes.

Para el posado, el rey se ha situado en el centro, a su derecha se han colocado la reina Letizia y la princesa de Asturias, y a su izquierda, la infanta Sofía y doña Sofía. Tras saludar al obispo de Mallorca, Sebastià Tartavull, y al dean de la catedral, Teodor Suau, han entrado al interior del templo, y han ido saludando a los numerosos fieles hasta llegar a su asiento, en el primer banco de la catedral.

Antes del inicio de la misa, Felipe VI, doña Letizia y la reina Sofía han intercambiado comentarios informales que han seguido atentas y sonrientes la princesa de Asturias y su hermana.