Adentity

Dobuss

Bebrand

Elena Páez. Una vez finalizada la Semana Santa, trascurridas tres semanas desde el comienzo de la Renta 2018 y, curiosamente, a solo una semana de las elecciones generales, el Gobierno de España, concretamente el Ministerio de Hacienda, aún no ha publicado, “de forma inaudita y sorprendente, la imprescindible orden de módulos, necesaria para que los agricultores y ganaderos puedan hacer su declaración de la renta”.

En ella, debe contemplarse “las necesarias rebajas de módulos para compensar las enormes crisis de precios que atraviesan sectores como el olivar, los cítricos, los cereales y algunas producciones ganaderas”.

Por ello, desde Asaja se teme que, con la no publicación de la misma, “el Gobierno esté ocultando, por motivos electorales, que no va a atender las necesarias rebajas con motivo de la crisis de precios que sufren algunas producciones, lo cual, de confirmarse, sería indignante y una absoluta falta de respeto al sector”. La publicación de la orden con las peticiones de los agricultores y ganaderos “sería la constatación de que el Gobierno verdaderamente quiere ayudar a los productores que están atravesando una más que difícil situación; y no hacerlo, sería dar la espalda a quienes lo están pasando mal”.

Asaja recuerda que el 2 de abril empezó la campaña de la Renta 2018 y, a fecha de hoy, no se conocen qué índices concretos se van a aplicar porque aún no se ha obtenido respuesta por parte del Ministerio de Hacienda a las demandas que Asaja Córdoba planteó el pasado mes de noviembre.

Ante la situación de crisis de los precios actuales en el sector de los cítricos y del olivar, el presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, ha pedido al Ministerio de Hacienda que los módulos del IRPF compensen esta situación y se realice una reducción del índice corrector.

En concreto, para el olivar se pidió que se asimilen a los de Jaén del año pasado para evitar la situación de discriminación que sufrió el olivar de la provincia respecto al resto de provincias olivicultoras al no haberse reducido los módulos del olivar de aceite de Córdoba para la declaración de la renta 2017, mientras en toda la provincia de Jaén y parte de Sevilla sí contaron con ese beneficio. Si a esta cuestión se añade los bajos precios actuales del aceite de oliva, está mas que justificada esta petición de reducción de módulos para la renta de 2018.

Según explicó, “es de sobra conocido que las comarcas olivareras de producción de aceite de oliva de Córdoba y Jaén tienen enormes similitudes”, siendo muchos de los términos municipales productores colindantes en ambas provincias, por lo cual “no es razonable ni justo que, teniendo las mismas circunstancias, el tratamiento fiscal sea discriminatorio hacia Córdoba”. Por estos motivos, la organización agraria solicitó que fueran revisados los módulos para el olivar en toda la provincia de Córdoba y “se asimilen a los aprobados en la Orden anterior para Jaén, dejando para los productos del olivo un 0,18 en todos los términos municipales”.

De igual modo, la aceituna de mesa en Córdoba, fundamentalmente la variedad Hojiblanca está en las zonas limítrofes con Málaga y Sevilla y “tampoco es razonable ni justo que, siendo zonas olivareras comunes, en estas dos provincias se haya reducido y en Córdoba no”, por lo cual solicitó que se asimilen a los aprobados en la Orden para Málaga y Sevilla, dejando para la aceituna de mesa un 0,18 en todos los términos municipales.

En cuanto a los cítricos, la organización demanda que se tenga en cuenta la situación que atraviesa el sector con grandes pérdidas de los citricultores de la Vega del Guadalquivir con unos precios de la naranja que “no cubre los costes de producción debido sobre todo a un mercado saturado por la competencia desleal que ejercen los cítricos procedentes de terceros países”. Asaja ha solicitado que se rebaje a 0,00.

Fernández de Mesa explicó que “los precios en origen de las naranjas se han hundido después de un par de años en los que se habían recuperado ligeramente”.

En cuanto a los cereales y leguminosas, Asaja explica que “los rendimientos no se ven reflejados en los agricultores ya que los precios de estas producciones, al igual que los precios, se están hundiendo año tras año de manera estructural”. Consecuencia de ello, se propuso la reducción del índice de rendimiento neto para el cereal al 0,18. Asimismo, en lo que se refiere a las oleaginosas, este cultivo va mermando a gran escala cada año, por su bajo rendimientos y por los bajos precios. En 2017, se sembraron 37.102 ha. frente a las 41.600 ha. de 2016. Por ello, “en consecuencia de la caída de la producción y de los precios, proponemos la reducción del índice de rendimiento neto para el girasol al 0,18 al igual que se ha pedido para los cereales”.

Finalmente, respecto a la ganadería, gran parte de los sectores ganaderos continúan en crisis desde hace varios años, lo que ha repercutido “en una baja rentabilidad de la actividad, manifestada en bajo coste de los precios en origen e incremento en los costes de producción, sobre todo por el elevado coste de los piensos”.

También, continúan siendo elevados los costes por problemas sanitarios en las explotaciones ganaderas, especialmente en las explotaciones de bovino por la tuberculosis, que está ocasionando graves pérdidas a los ganaderos de vacuno de carne, con el sacrificio de muchos animales cuyas indemnizaciones no cubren los costes de producción.

De este modo, Asaja propone la reducción del índice de rendimiento neto para el vacuno de leche, el bovino, el ovino y el caprino, tanto de carne como de cría, la reducción del índice de rendimiento neto al 0,00.