Adentity

Dobuss

Bebrand

Elena Páez. Para abordar el gran reto global que tiene la sociedad, la lucha contra el cambio climático, es necesaria una profunda transición energética. Para llevarla a cabo, uno de los sectores fundamentales en los que hay que actuar es el del transporte, responsable del 63% del global de las emisiones de dióxido de carbono asociadas al consumo de energía de los sectores finales y el que tiene un consumo de energía más elevado en Andalucía, un 38,4% del consumo final total en 2017.

Además, el apoyo a la movilidad sostenible es una apuesta ganadora; por factores medioambientales pero también por razones de ahorro (económicas y energéticas) y porque es un sector de actividad que puede ser para Andalucía fuente de riqueza y de creación de empleo.

Por eso, la Junta de Andalucía a través de la Agencia Andaluza de la Energía, entidad adscrita a la Consejería de Hacienda, Industria y Energía, pone a disposición de la ciudadanía un Paquete de medidas de mejora energética para un transporte sostenible que cuenta con un presupuesto de 19 millones de euros y que busca la máxima sinergia de los fondos públicos disponibles, englobando los incentivos del Programa para el Desarrollo Energético Sostenible «Andalucía es más» (con Fondos FEDER) y MOVES Andalucía, financiado a través del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica.

El paquete de medidas incluye, a través del Programa regional puesto en marcha en 2017, la ampliación (a partir del 22 de mayo) del alcance y los incentivos para infraestructuras de recarga, así como la renovación de flotas o vehículos por parte de entidades locales (entre un 5% y un 20% más). Y a través de MOVES, ayudas para la adquisición de vehículos de energías alternativas a partir del 19 junio -eléctricos puros (BEV), de autonomía extendida (REEV), híbridos enchufables (PHEV) o de pila de combustible, con o sin baterías eléctricas recargables (FCV o FCHV); para camiones y furgones: GLP/Autogás, Gas Natural Comprimido (GNC), Gas Natural Licuado (GNL), bifuel gasolinaeléctricos)-, y sistemas de préstamos de bicicletas para empresas y entidades locales, a partir del 15 de octubre.

Se trata de un paquete integral dirigido a abordar de manera simultánea dos barreras fundamentales que frenan la movilidad sostenible y que se retroalimentan entre sí: el escaso parque de vehículos de energías alternativas y la insuficiente red de puntos de carga para los mismos.

El procedimiento para solicitar los incentivos es 100% telemático y se realiza a través de entidades adheridas a los Programas, que son las encargadas de gestionar las ayudas en nombre de sus clientes y realizar todos los trámites relacionados con la solicitud, gestión y justificación de las mismas. El listado de entidades adheridas se publica en la página web de la Agencia Andaluza de la Energía. En el caso de MOVES, los concesionarios, puntos de venta y entidades de leasing o renting interesados podrán suscribirse a partir del 14 de mayo de 2019.

A esto se suman otras facilidades de la que pueden disfrutar los posibles beneficiarios de los incentivos en Andalucía: no tienen que aportar un solo papel en el momento en el que van a solicitar la ayuda, porque la acreditación de los requisitos será recabada por la Agencia mediante consultas de las redes corporativas, plataformas de intermediación de datos u otros sistemas electrónicos habilitados al efecto. Para ello, el interesado tan sólo deberá suscribir el formulario de solicitud y el de otorgamiento de representación, que le será entregado por la entidad adherida cuando vaya a adquirir su vehículo o punto de recarga.

Infraestructuras de recarga

Las ayudas para la implantación de infraestructura de recarga engloban a vehículos eléctricos y otras energías alternativas, como gas natural o hidrógeno, e incluye además la recarga mediante energías renovables. A partir de mayo, para ayudar a eliminar la barrera «psicológica» de la autonomía que impide, en muchas ocasiones, que los consumidores se decidan a comprar vehículos de combustibles alternativos a los convencionales, se incentivarán con un mínimo del 50%, pudiendo llegar al 85% en el caso de ser con energías renovables promovidos por ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes.

Gracias a esta medida, se espera triplicar los puntos de recarga en Andalucía, a la vez que representa una oportunidad de desarrollo económico de la región, vinculándolo a la instalación de equipos de generación de electricidad a partir de energías renovables, tejido empresarial muy potente en Andalucía.

También se pueden se pueden solicitar incentivos para estas instalaciones a través del Programa MOVES-Andalucía, aunque las intensidades son menores que las de «Andalucía es más» (van del 30% para empresas y el 40% para personas físicas, comunidades de propietarios y entidades públicas). Ambos programas son incompatibles entre sí, por lo que los solicitantes de las ayudas deberán elegir el que les resulte más ventajoso.

Adquisición de vehículos

Para el caso de adquisición de vehículos de energías alternativas a través del Programa MOVES, los importes de las ayudas oscilan entre 600 euros (para cuadriciclos ligeros eléctricos puros) y 15.000 euros (para furgones o camiones N3 y autobuses o autocares M3), situándose en 5.500 euros para vehículos ligeros eléctricos con una autonomía mayor de 72 kilómetros. Este incentivo se incrementa en 750 euros para personas con discapacidad y en 500 euros para familias numerosas. Quien adquiera un turismo o furgoneta, contará, además, con un descuento de 1.000 euros realizado en la factura por el fabricante, importador o punto de venta.

MOVES exige una serie de requisitos para optar a estas ayudas, como la obligatoriedad de que el vehículo adquirido sustituya a otro con una antigüedad de 10 años cuando se trate de turismos y de 7 años para furgonetas, siendo obligatorio el achatarramiento de los mismos.

Las entidades locales también deberán elegir el programa por el que optar para la renovación de sus flotas o vehículos. En este sentido, a partir de mayo, la Junta va a incrementar entre un 5 y un 10% las ayudas para estas administraciones para que, por ser las más cercanas a las necesidades de sus ciudadanos, asuman un papel catalizador y ejemplarizante de movilidad sostenible. Así, los incentivos irán de un mínimo del 35% hasta el máximo del 50% de la inversión, frente a la cantidad fija por vehículo del MOVES.