Javier Collado

Dobuss

Una familia eligió un piso alojado en la plataforma Airbnb para pasar sus vacaciones en la pequeña ciudad de Cork, Irlanda. Con lo que no contaban sus miembros es con que todos sus movimientos estaban siendo grabados por una cámara oculta que retransmitía en vivo.

Según informa CNN, fue el padre, un experto en seguridad informática, quien se dio cuenta de que el puerto 80 estaba abierto cuando revisaba la red inalámbrica usando una aplicación de Android para escanear el WiFi y, al conectar su navegador, apareció el video. Aunque en un primer momento se lo tomaron a broma e, incluso, se hicieron una foto para inmortalizar el momento, más tarde decidieron contar el hecho, viendo que un mes después del incidente el alojamiento seguía en la plataforma pese a que esta les había prometido que llevaría a cabo una exhaustiva investigación sobre lo ocurrido.

Así, la familia explicó que, al notar que estaban siendo grabados, se pusieron en contacto con el dueño. Este, en un principio negó la existencia de la cámara pero, poco después y sabiendo que la familia había recabado pruebas, aceptó lo que podría ser un grave delito.

*FINAL UPDATE: WE HAVE NOW BEEN CONTACTED BY NUMEROUS GUESTS OF THIS LISTING THAT AIRBNB ALLOWED TO STAY IN THE PROPERTY…

Publicada por Nealie Barker en Lunes, 1 de abril de 2019