Javier Collado

Dobuss

La capital inglesa inaugura este lunes con una nueva restricción al tráfico por el centro de la ciudad para los vehículos más antiguos y contaminantes. Si desde 2003 los conductores londinenses tienen que pagar por entrar en la zona centro entre las 7.00 y las 18.00 horas de lunes a viernes una tasa de 11,50 libras (unos 13,40 euros), a partir de este lunes, dicha tarifa se incrementa en precio y horario para los más contaminantes.

De esta forma, los vehículos de gasolina anteriores a 2006 o de diésel anteriores a 2015 tendrán que pagar —además de las 11,50 libras— 12,50 más, es decir, un total de 24 libras (unos 28 euros) al día por circular por la zona de tráfico restringido. Estas medidas son aún más estrictas con los camiones y autobuses privados, sean de gasolina o de diésel, anteriores a 2015.

Estos vehículos tendrán que pagar 100 libras además de la tasa de 11,50 euros establecida desde 2003. Es decir, la nada despreciable cifra de 111,50 libras, que equivalen a unos 130 euros, por entrar en el centro de Londres cada día. Estas nuevas restricciones para vehículos contaminantes se refuerzan también en horario, pues no solo se aplicarán de 7 a 18 horas de lunes a viernes, sino que serán durante todo el día y todos los días del año, sin excepción, según se explica en la página oficial de Transport for London.