Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Elena Páez. La delegada de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Araceli Cabello, ha destacado el carácter innovador de la Feria de la Agricultura del Regadío del Valle del Guadalquivir (EXPOFARE), de Fuente Palmera, que este año llega a su tercera edición como un evento especializado en la agricultura de regadío único en Andalucía.

Cabello ha felicitado al Ayuntamiento de Fuente Palmera, por llevar a cabo esta original iniciativa que ha alcanzado una importante dimensión. Casi 40 expositores están presentes divulgando los últimos avances, las tecnologías más adecuadas para el uso del agua en agricultura, en un lugar que supone un punto de encuentro de los regantes con aquellas entidades que pueden mejorar los resultados y la sostenibilidad de una explotación.

Según las últimas cifras, el Valle del Guadalquivir tiene más de 70.000 hectáreas en regadío, el 60% de toda la superficie regada de la provincia. En Fuente Palmera, 3 de cada 4 hectáreas del municipio están regadas, uno de los porcentajes más altos de la provincia. “Se trata de una concentración de valor añadido, de innovación y de uso de mano de obra intensivo”, ha afirmado la delegada.

El regadío en Córdoba

La delegada ha puesto de relieve la importancia del regadío para la agricultura cordobesa, dado que una explotación en regadío supone un salto cualitativo tanto en la generación de valor añadido, en el uso de mano de obra, en la incorporación de innovaciones o en el relevo generacional. “Según los últimos datos del SIGPAC, alrededor de 120.000 hectáreas de la provincia se registran como de regadío. Aún así no renunciamos a consolidar y aumentar nuestra superficie, que puede y debe convertirse en un motor de desarrollo para la economía rural de Córdoba”, afirma Cabello.

La delegada añade que “el regadío es un campo de aplicación de los últimos avances en I+D+i: el proceso de digitalización, nuevo métodos analíticos, el big data o los vehículos aéreos no tripulados (drones) tienen desarrollos en el regadío, y en estos últimos años se están acelerando los proyectos y las adopciones”.

“En resumen, continúa Cabello, el futuro de la agricultura cordobesa pasa por el regadío, por más y mejor empleo del agua en nuestros cultivos, un medio de creación de empleo y riqueza en el medio rural del que no podemos prescindir. Un riego que es muy distinto al de hace 50 años, y que en 20 años será mejor que en la actualidad, más adecuado a las demandas de la sociedad”.

El agua de riego en la provincia de Córdoba procede en un 89% de superficie, de embalses, ríos o arroyos entre otros, y en un 10% del subsuelo, y los riegos con aguas residuales son aún minoritarios.

SIGPAC 2019 establece que el principal uso en la provincia es el de olivar, con 50.924 hectáreas, seguido de tierra arable -herbáceos- con 49.202 has, y los cítricos, con 11.650 has. Tras ellos se sitúan los frutales de cáscara, con 3.700 has., otros frutales, con 1.351, y las huertas, con 973 has.

El término municipal con mayor superficie de regadío es Santaella, con 16.370 hectáreas, seguido de la capital, con 16.047. A continuación, se encuentran Palma del Río, con 10.643, y Hornachuelos, con 10.549, además de Puente Genil, con 5.731 has., Almodóvar del Río, con 5.547, y Posadas, con 5.156 has.

Finalmente, según las declaraciones de la solicitud única de la PAC 2018, los principales cultivos en tierra arable en regadío son el trigo duro, con 10.644 hectáreas regadas, el algodón con 4.647, y el girasol, con 4.562 has regadas.