Imagen: EL PAÍS / CARLOS ROSILLO

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

La magistrada titular del Juzgado de Instrucción número 36, en función de guardia de detenidos, ha acordado esta noche la puerta en libertad sin medidas cautelares de Ángel Hernández, el hombre arrestado por haber ayudado a morir a su mujer aquejada de esclerosis múltiple en fase terminal, ha informado el Tribunal Superior de la Justicia de Madrid (TSJM). La Fiscalía tampoco ha pedido pena de prisión ni otras medidas cautelares, han indicado fuentes cercanas al caso.

El fiscal ha decidido no pedir ninguna medida cautelar para el detenido, Ángel Hernández, por lo que el juez lo ha dejado en libertad investigado por un delito de cooperación al suicidio. Según las mismas fuentes, han añadido que durante la comparecencia ha reconocido haber ayudado a su mujer a morir.

La detención tuvo lugar en la noche del miércoles en el domicilio en el que el matrimonio residía, en el distrito madrileño de Moncloa-Aravaca, tras el suicidio asistido de María José Carrasco, enferma desde hace tres décadas de esclerosis múltiple y dependiente de su marido. El matrimonio lo grabó en un vídeo, en el que María José constata su firme decisión de morir.

El Código Penal regula en su artículo 143 la inducción al suicidio o la cooperación con el suicidio de otras personas, con un rango de penas que va de los dos a los diez años de prisión, aunque se prevé una rebaja si hay petición expresa de la víctima y ésta padeciera enfermedad grave.