Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Un hombre lituano que volaba a Italia se sorprendió gratamente cuando abordó el avión: era el único pasajero en el Boeing 737-800. Por lo que tuvo que realizar el viaje solo, motivo por el cual no desaprovechó la oportunidad para tomarse una selfie.

Skirmantas Strimaitis, que volaba desde la capital Vilnius a la ciudad de Bérgamo, en el norte de Italia, para unas vacaciones de esquí el 16 de marzo, tenía todo el avión, que por lo general puede albergar hasta 188 personas, para él. Los únicos a bordo eran dos pilotos y cinco tripulantes.

La agencia de viajes Novaturas dijo que había alquilado el avión para volar a un grupo desde Italia, y para evitar volar, se vendieron boletos de ida. Sólo una persona compró uno. Strimaitis dijo a The Associated Press el martes que el vuelo, que duró más de dos horas, fue «una experiencia única en la vida».