Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Elena Páez. La Biblioteca Central de Córdoba (Ronda del Marrubial) acoge del 1 abril al 16 de mayo, organizada por la Red Municipal de Bibliotecas (RMBC) de la Delegación de Cultura y Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de la capital, la exposición ‘Palabras que nombran. Diseño para leer’, de Fernando Beltrán, poeta, filólogo y experto en Identidad Corporativa, cuyo ingenio ha bautizado marcas como Rasteator, Opencor, Amena, Faunia o la Casa Encendida.

La muestra, que recorre 30 años de carrera de Fernando Beltrán, pionero del naming en España y fundador en 1989 del estudio El Nombre de las Cosas, consiste en una serie de 75 láminas de gran formato distribuidas por diversos espacios de la Biblioteca Central. Su contenido es la palabra creada, junto con una breve explicación de su sentido o del proceso de construcción.

Proyecto ‘Somos lectura’

‘Palabras que nombran. Diseño para leer’ se enmarca en la sección “Somos Lectura”, que se realiza en colaboración con la Casa del Lector y la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. Comprende así las 75 palabras, seleccionadas por la Asociación de Diseñadores de Madrid para esta muestra, para realizar un recorrido a lo largo de tres décadas de oficio de Beltrán.

OpenCor, Rastreator, Amena, Faunia, FreeDammo La Casa Encendida, entre otras muchas marcas, han sido ‘bautizadas’ por Fernando Beltrán: poeta, filólogo, nombrador y experto en Identidad Corporativa. En 1989 fundó El Nombre de las Cosas, estudio pionero en España en la creación de naming y denominaciones para marcas.

Beltrán “no se considera un creador de marcas, solo un creador de nombres”, señala este experto. “Porque además a esas alturas no solo había aprendido ya que todas las cosas tienen un nombre natural, como decía Platón, y lo único que hay que hacer es descubrirlo, sino también que, aunque era cierto aquello de que una imagen vale más que mil palabras, también lo es que una imagen no vale más que una sola palabra”.

Ese era el equilibrio, ese el descubrimiento y el reto del nombrador: su condición, su concisión, su esencia”, concluye.

“Twitubear’ y “Lloviedo”

Además de marcas comerciales, la exposición incluye otras creaciones léxicas como “twitubear” para designar la acción de escribir un mensaje que no se acaba de completar y enviar, y otras, cercanas a la expresión poética, como “Lloviedo”, la aportación más íntima y personal del poeta asturiano a la muestra en esta palabra que mezcla “lluvia” y “Oviedo” para nombrar la ciudad.

Lunes a viernes, de 9 a 21 h.