Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

La Diputación Permanente del Congreso ha convalidado el Real Decreto de medidas urgentes de protección social y lucha contra la precariedad laboral en el mercado de trabajo que incluye el subsidio para mayores de 52 años.

El Real Decreto ha salido adelante con 34 votos a favor, 25 en contra y 6 abstenciones. En concreto, ha contado con el apoyo del PSOE, Unidos Podemos, ERC, PdeCAT, PNV, UPN, Compromís y EH-Bildu. El PP ha votado en contra y Cs se ha abstenido. Por otro lado, se ha denegado su tramitación como Proyecto de Ley por procedimiento de urgencia.

Esta mañana, durante el debate de convalidación del decreto en la Diputación Permanente, Valerio afirmó que son medidas de «urgente necesidad» y que restablecen los derechos sociales suprimidos. Por ello, pidió a los grupos su convalidación inmediata.

Sobre el subsidio de mayores de 52 años, la ministra de Trabajo ha insistido en que «en absoluto» está suspendida la tramitación de este subsidio. Además, ha recordado que va a afectar a 380.000 personas e implica dotar de un mínimo de capacidad adquisitiva a un mayor número de personas.

Por su parte, el diputado del Grupo Parlamentario Popular Carlos Rojas cree que las medidas incluidas en el decreto son «una quimera» y que están «solo al alcance de quien fue presidente por una moción de censura y dejará de serlo en las urnas». También ha criticado que haya «miles de solicitudes del subsidio de mayores de 52 años paralizadas». «La mala vieja política ha inundado de demagogia nueve meses para olvidar», ha apuntado Rojas, tras afirmar que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, «hace creer que es social lo que es solo propaganda electoral».

«Entiendo que el Gobierno tenga mucha prisa electoral, pero no cosataba nada haber intentado negociar esta norma», ha apuntado el diputado del Grupo Parlamentario de Ciudadanos Francisco De la Torre, que también ha criticado que la estimación del coste del subsidio de mayores de 52 años sea de 1.340 millones según la memoria económica del decreto y de 700 millones según Valerio.

La diputada del Grupo Parlamentario de Unidos Podemos Yolanda Díaz, aunque ha mostrado la voluntad de votar a favor, ha asegurado que es un decreto «absolutamente menguante», un «sucedáneo de mala calidad» que deja intactas las normas laborales que «han destrozado el mercado laboral».

«Han tenido tiempo de sobra para derogar las reformas laboral y de pensiones, no querían hacerlo, porque son otros los intereses que se han impuesto a sus propias voluntades», ha apuntado, tras afirmar que «el PSOE deroga leyes cuando hace mítines y está en campaña» y resaltar que cuando «está en el Gobierno, la vida y la CEOE se imponen». Carles Campuzano, por el PDeCat, ha lamentado que se haya perdido la oportunidad de revertir algunos de los aspectos más nocivos de la reforma laboral y ha criticado «la ausencia de coraje de algunos grupos políticos».

Campuzano ha finalizado su intervención pidiendo a los grupos que repensasen cómo gestionan el poder que le otorgan los ciudadanos, ya que cree que «algunos grupos han fallado en materia de empleo» y han perdido una oportunidad en materia de pensiones en el Pacto de Toledo. Desde el Grupo Mixto, mayoritariamente se ha dejado claro que para avanzar hacen falta más medidas.

Por último, la diputada del Grupo Parlamentario Socialista Mercè Perea ha asegurado que el decreto beneficia a múltiples personas y da respuesta a un colectivo que necesitaba medidas urgentes. Así, ha pedido su convalidación porque afecta a más de 2,5 millones de personas y le ha trasladado a la derecha que lo que ellos llaman decretazos electorales, más bien es «lucha contra la desigualdad».