Supermercados Piedra

Dobuss

Varios alumnos de un instituto de Minnesota (Estados Unidos) fabricaron una silla de ruedas eléctrica para un niño con movilidad reducida. Los padres no podían pagar una silla de dichas características. Entonces, el fisioterapeuta del pequeño Cillian Jackson, un niño de dos años que no puede caminar como consecuencia de una condición genética, informó a los padres del programa Go Baby Go, desde donde fabrican vehículos eléctricos de juguete para menores con movilidad reducida por 200 dólares.

Aún así, tras realizar varias consultas, la familia de Minnesota no tuvo posibilidad de acceder a Go Baby Go y la silla de ruedas eléctrica seguía siendo demasiado cara para ellos. Con esta situación, los padres decidieron no rendirse y acudieron al instituto de la zona con un curioso proyecto.
Allí preguntaron al director si era posible que los alumnos de robótica fabricaran una silla a Cillian, como caso práctico. La respuesta fue un rotundo sí, por lo que se pusieron manos a la obra y consultaron planos de Go Baby Go para transformar un juguete en una silla.
Los jóvenes programaron los motores eléctricos para que Cillian pueda moverse en todas las direcciones con un solo movimiento del mando, que lo ubicaron en la zona más accesible para el pequeño. Además, instalaron un asiento para que Cillian vaya sujeto en todo momento y no se suelte.