Javier Collado

Dobuss

CBN. El ministro de salud de Alemania, Jens Spahn, propuso ayer lunes un proyecto de ley para abordar la escasez de órganos de donantes con una reforma que convertiría a todos en los ciudadanos alemanes en donantes de órganos a menos que hayan expresado su «exclusión voluntaria».

Las tasas de donación de órganos son bajas en Alemania, ya que las personas actualmente se inscriben voluntariamente en el registro. El año pasado, hubo casi 10,000 pacientes en espera de trasplante de órganos, a la vez que se redujeron en 1,000 las donaciones efectuadas, y aproximadamente unas 2,000 muertes en términos anuales por no contar con ese órgano vital para continuar viviendo

Bajo la nueva regla, todos son considerados automáticamente como donantes de órganos, a menos que registren su oposición explícitamente, fórmula conocida como «opting out». Se informará a las personas varias veces sobre el nuevo sistema y las opciones para elegir no participar. Los miembros de la familia también podrían revocar el consentimiento después de que una persona muera, y los médicos deberían consultar con la familia antes de extraer cualquier órgano en caso de que una persona sea declarada en muerte cerebral.

«No es obligatorio donar», dijo Spahn, respaldando su controvertido proyecto de ley. «20 de los 28 países de la Unión Europea tienen sistemas similares y todo lo que hemos intentado hasta ahora no ha llevado a un aumento en las cifras de los donantes».

La propuesta exige que se pregunte a las personas con mayor frecuencia si desean ser donantes de órganos, y también solicita un registro en línea de donantes para reemplazar al sistema actual de tarjetas.