Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

El arte es en muchas ocasiones algo temporal, a veces hasta tal punto que se convierte en efímero. Esto es lo que le ha ocurrido a la ilusión óptica que el artista JR pintó en el Museo del Louvre en París.

Cuatro días, 400 voluntarios y cerca de 2.000 pedazos de papel le hicieron falta al francés para crear una auténtica obra de arte que homenajeaba el 30 aniversario de la turística pirámide, símbolo del museo. Sin embargo, en tan solo 24 horas, los asistentes se encargaron de destrozarla.

El arte se expuso en el patio principal del museo y consistió en una especie de collage gigante que rodeaba la pirámide y que creaba una ilusión óptica que mostraba los cimientos donde se erigió la estructura.