Javier Collado

Dobuss

Un pescador ha sacado una enorme cabeza cortada de tiburón del océano frente a la costa australiana y ha desatado la especulación de que fue asesinado por un depredador aún más grande.

El pescador, nombrado solo como Jason y conocido en redes sociales como Trapman Bermagui, realizó el horrible descubrimiento en las aguas de la costa de Nueva Gales del Sur. Publicó una imagen de lo que quedaba del tiburón Mako, describiendo la captura de la mañana como «loca».

«Desafortunadamente, no vimos que se lo comió, pero debía ser impresionante. Sólo la cabeza del tiburón pesaba unos 100 kilos», aseguro en Facebook. Rapidamente la gente se lanzó a comentar que clase de depredador pudo haber acabado de esa manera con el tiburón. Los tiburones Mako pueden medir más de tres metros y llegar a pesar más de 500 kilos.