Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. «Nunca ha sido cuestión de si lo iba a hacer; Era una cuestión de cuándo iba a hacerlo”.

Esas fueron las palabras de Cody Corwin, de 26 años, de Michigan, quien donó parte de su hígado a la abuela de su novia, de 71 años, que padecía insuficiencia hepática.

Bernice Ramsey, de 71 años, había estado viviendo con una enfermedad genética del hígado durante cinco años y el pasado verano empeoró.

«Nos mudamos al lado de ellos para ayudarles», dijo Corwin a InsideEdition.com. «No sabía la gravedad que tenía hasta que regresamos de unas vacaciones familiares en Irlanda en agosto pasado y fue cuando empeoró muchísimo y entró en coma».

Corwin, que es pareja desde hace 3 años de la nieta de Ramsey, Shelby Platt, de 26 años, dijo que estaba convencido de ser el donante más inmediato si era compatible, y cuando vio lo afectada que estaba su novia por la la muerte de su tía, que sufría la misma enfermedad, decidió hacerse la prueba de compatibilidad inmediatamente.

«Es una señora muy dulce», dijo Corwin. “Sabiendo que podía ayudarla de alguna manera, solo sabía que iba a hacerlo. Cuando suena el timbre, respondes a la puerta.

Cuando Corwin descubrió que era compatible, siguió adelante con la programación de la cirugía a pesar de que su novia y su familia le pidieron que lo reflexionara con más tranquilidad.

El joven se está recuperando en casa, mientras que la abuela, Bernice Ramsey continúa ingresada en el hospital debido a complicaciones de diabetes.

«Nunca estuve realmente preocupado por mi salud», dijo. «Solo lo estaba por el hecho de que su cuerpo rechazara el hígado, pero el hígado está en ella, está funcionando».

Dijo que siempre se consideraba parte de la familia, pero la donación de hígado solo los acercó.

«Su abuela, cada vez que me ve, se ilumina», dijo Corwin. «Me dice que soy su superhéroe».