Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Un grupo de neurocirujanos, que aspiran a lograr un trasplante de cabeza, han conseguido reparar con éxito la médula espinal de varios perros. El italiano Sergio Canavaro y Xiaoping Ren, de China, afirman haber reparado lesiones de la médula espinal «irreversibles» en experimentos con animales.

Dos estudios, publicados esta semana, muestran que los perros sometidos a las intervenciones pudieron caminar nuevamente después de que se les cortara la médula espinal y se les reparara con éxito. Se trata de nuevos hallazgos «sin precedentes» y deberían allanar el camino para las primeras pruebas en humanos, aseguran los expertos.

Según señala la investigación, publicada en la revista Surgical Neurology International, el equipo de neurocirujanos seccionó la médula espinal de 12 canes de raza beagle a la altura de la décima vertebra torácica. Tras ello, a cinco de ellos les inyectaron una solución salina en el corte, mientras que los otros siete recibieron una inyección de polietilenglicol (PRG).

Para evaluar la evolución de los animales se utilizó la escala de Basso, Beattie and Bresnahan (BBB), que otorga una puntuación de 0 a 20 dependiendo del nivel de coordinación, movimiento y estabilidad de la función motora. Así, dos de los perros lograron un nivel de recuperación de 18 puntos, uno de 12 , otros dos de 10 y uno de 7.

Los investigadores aseguraron que la reconexión de la médula arrojó «niveles excepcionales de recuperación». El estudio detalla que el tratamiento con PRG permite «reparar» la integridad de las fibras nerviosas fuertemente cortadas o sellar la membrana de las neuronas dañadas.