Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Investigadores espaciales están buscando mujeres que puedan permanecer en una cama durante 60 días para colaborar en un estudio sobre los efectos que causa la ingravidez en el cuerpo humano. Como recompensa por participar en la investigación, las asistentes cobrarán 16,500 euros. Cuando los astronautas están en el espacio, la ingravidez causada por la microgravedad afecta sus funciones corporales.

El estrés físico reducido en el espacio hace que los músculos y los huesos se rompan, además de transportar los fluidos corporales hacia el cerebro, según el Centro Aeroespacial Alemán, encargado por la NASA y la Agencia Europea Espacial para dirigir el experimento. Simulando los efectos de la ingravidez mediante el reposo en una cama, los científicos esperan desarrollar métodos para contrarrestar sus impactos con el bjetivo final de reducir el tiempo que los astronautas pasan ejercitándose en la estación espacial.

Los investigadores ya han creado un aparato que genera gravedad artificial y corrige la distribución de los fluidos corporales y esperan poder probarlo, al menos, con dos tercios de los participantes. Este no es el primer estudio realizado para medir los efectos perjudiciales de la vida en el espacio.

En 2017, el Instituto Espacial de Medicina y Fisiología de Toulouse, en Francia, trató de reproducir la ingravidez de la Estación Espacial Internacional para encontrar maneras de combatir sus efectos. Asi lo había hecho previamente la NASA, en el año 2008, con el mismo motivo.