Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Elena Páez. La delegada de Salud y Familias, María Jesús Botella, ha informado de las líneas maestras de la nueva ley de Atención Temprana, que impulsa la Consejería que dirige Jesús Aguirre, durante su visita a la sede de APROSUB. Esta ley requerirá la colaboración de todos los sectores implicados. En la actualidad, se estima que unos 1.800 niños están recibiendo Atención Temprana en la provincia de Córdoba.

La ley supondrá la implantación de un nuevo modelo de Atención Infantil Temprana en Andalucía e impulsará medidas que favorezcan la autonomía y la calidad de vida de aquellas personas que nacen con dificultades para adaptarse o que requieren una mayor atención.

La delegada ha señalado que “el objetivo de la atención temprana es que los niños y niñas que presentan trastornos en su desarrollo o tienen riesgos de padecerlos, reciban todo aquello que pueda potenciar su capacidad de desarrollo y bienestar, posibilitando de la forma más completa su integración en el medio familiar, escolar y social, así como su autonomía personal”.

Igualmente, la delegada ha afirmado que la Secretaría General de Familias trabaja ya en un modelo de atención infantil temprana que cuente con las aportaciones, necesidades y expectativas de las familias y los profesionales, para que el texto legislativo que finalmente se apruebe cuente con el consenso de todos.

La metodología de trabajo incluye entrevistas personales, la identificación de los diferentes interlocutores: asociaciones, plataformas, profesionales, fundaciones, ciudadanos, familias, etc, con el objetivo de conocer la situación real de la atención infantil temprana en Andalucía.

“Así, continúa la delegada, será necesario trabajar conjuntamente en protocolos de coordinación en los espacios educativo, social y sanitario, facilitando la conexión con los centros de atención infantil temprana y la disponibilidad de información sobre la atención percibida, incorporándola a la historia de estos niños y niñas”.

En la etapa de 0-3 años, se identifica un momento de ajuste que repercute en peores resultados de la Atención Infantil Temprana, por intervenir tardíamente, por lo que es necesario reforzar este momento mediante un protocolo de atención pediátrica y de coordinación con las familias para un diagnóstico más precoz e identificación de signos y alertas clave. Para la segunda infancia (mayores de 6 años), hay que protocolizar también una atención pediátrica en función de los resultados de la Atención Infantil Temprana y las necesidades específicas de los menores.

Botella destaca la importancia de establecer una atención y acompañamiento psicológico para las familias. También se dará una dimensión territorial al modelo, mediante una coordinación basada en la oferta comarcal; se mejorará, no solo la accesibilidad sino también la calidad y equidad de la atención. Y se incorporarán nuevas funcionalidades en [email protected],  que permitirán mejorar la eficiencia y eficacia de esta herramienta de gestión.

De esta forma, la delegada confía en reducir la lista de espera y agilizar los pagos, optimizar los servicios públicos de atención infantil temprana, dar un marco normativo actualizado con la Ley, reforzar el apoyo y trabajo con las familias, garantizar la coordinación de la atención con pediatras de atención primaria a mayores de 6 años, proteger a las familias y dar formación específica de profesionales para facilitar la detección precoz, entre otras cosas.

Para lograr estos objetivos la Junta incrementará de forma progresiva, a lo largo de esta Legislatura, la dotación presupuestaria destinada a la Atención Infantil Temprana, así como la destinada a otras etapas de la vida de los menores, que también requieren de este recurso especializado.