Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Elena Páez. Castro del Río vuelve a situarse en el centro del mapa, gracias a la puesta en valor de su cultura e historia a través de la IV Muestra de Música Sacra. El evento tiene como objetivo principal destacar y dar a conocer  el legado musical del municipio castreño. Ya en las ediciones anteriores, la muestra supuso un impulso cultural a nivel autonómico y nacional, basando sus programas en una perfecta simbiosis de música y patrimonio.

En cada edición, la muestra ha ido superándose y perfeccionando su proyecto con el fin de acercar la música sacra a los pueblos. Contar la historia de los pueblos a través de sus músicas, es una de las razones por las que nació el Ateneo y la Muestra. A día de hoy, no hay duda de que la Muestra ya consiguió realzar el patrimonio histórico y arquitectónico municipal en sus ediciones anteriores.

De nuevo, esta cita pone de manifiesto la gran riqueza no solo histórica-patrimonial, sino socio-cultural de Castro del Río. Difundiendo y dando a conocer las raíces musicales de Castro, y contando siempre para ello con la participación de la sociedad castreña a través de sus múltiples asociaciones musicales. De hecho, aunque los coorganizadores del evento son el  Ayuntamiento de Castro del Río, junto con la Delegación de Cultura de Diputación de Córdoba y el Ateneo de Música Sacra Villa Cervantina, la IV Muestra cuenta con la inestimable ayuda y colaboración de asociaciones musicales autóctonas: la Escuela Municipal de Música Joaquín Villatoro, la Asociación Musical Ensamble de Cámara Ad Libitum, la Agrupación Musical Maestros Villatoro y Algaba, la Coral “Alfonso X el Sabio” y el Coro de Capilla de Castro del Río.

El alcalde de Castro del Río, José Luis Caravaca Crespo, ha querido incidir en la labor del evento a la hora de “rescatar obras de autores locales” y del “intercambio cultural” que se produce a raíz de la combinación de agrupaciones de diversos orígenes. Caravaca destaca también que eventos como este, que “son capaces de contar la historia mediante la música”, suponen un “impulso” que “completa y perfecciona la agenda cultural y turística”, convirtiendo la misma en “un atractivo cada vez mayor”. Según el Director Musical del Ateneo de Música Sacra Villa Cervantina, Pedro J. Granados, el programa de la cuarta edición “posee un formato similar” al de las tres muestras anteriores, aunque “un tanto perfeccionado”. El primer concierto que se celebrará será de “carácter provincial, el segundo de ámbito nacional y el último será interpretado por agrupaciones locales”.

El evento arranca la tarde de este viernes a las 20:30 con la Schola Cantorum Egabrense. La agrupación de Cabra plantea un viaje a través de la monodia religiosa medieval, con una selección de su repertorio gregoriano. En este recorrido musical, pretende también mostrar el gran esfuerzo que se ha estado realizando estos últimos años, para difundir del canto Gregoriano y el repertorio Hispano-Mozárabe en el centro de Andalucía.

El sábado por la mañana, se prolonga la serie de conferencias que fueron consolidadas en ediciones anteriores. Esta vez será el último premio Internacional de Música Clásica, Carles Magraner, el que comience con su ponencia ‘Reconstruyendo las músicas del pasado’, donde profundizará sobre los más de 30 años de recuperación de la historia musical de la Corona de Aragón. Junto a Magraner, se encontrará Manuel Calahorro, Fundador de la Academia de Órgano en Córdoba, que explicará cómo se ha llevado a cabo la recuperación del canto gregoriano en la provincia de Córdoba. Para cerrar el ciclo conferencial y aportando un toque más castreño, el investigador José Galisteo mostrará descubrimiento de una serie de partituras totalmente desconocidas hasta el momento de Antonio Jiménez, sorchante de origen castreño de finales de siglo XIX.

Llegada la noche del sábado, Capella de Ministrers, con su director Carles Magraner, deleitará al público con un concierto cuya música se basa en obras y poemas de los escritores europeos Chrétien de Troyes, Robert de Boron, Wolfram von Eschenbach y Hélinand de Froidmont. Una auténtica maravilla, teniendo en cuenta la gran labor de recuperación patrimonial que Magraner ha llevado a cabo, siendo capaz de poner música a una leyenda.

Por último y para poner el broche de oro a la IV Muestra de Música Sacra Villa Cervantina, la Orquesta y Coro del Ateneo Música Sacra Villa Cervantina y su director, Pedro J. Granados, serán acompañados por la Coral Alfonso X ‘El Sabio’, el Coro Cantabile y el tenor Mario Mauriño, para poner en valor tras noventa años en silencio ‘Officium Defunctorum, la búsqueda de una hija’. Un Oficio de Difuntos, pieza creada por el maestro castreño Francisco Algaba a imagen y semejanza de la compuesta por Cristóbal de Morales. Una composición rescatada recientemente y elaborada en memoria de la hija de Algaba, fallecida a los 19 años.