Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. Benamejí celebra el día de la villa con la entrega de los ‘Premios Benamejicenses del año’, unos galardones que reconocen aquellos vecinos, asociaciones o empresas que son un ejemplo a seguir y engrandecen la localidad.

Cada 26 de marzo Benamejí conmemora el aniversario de su carta puebla, una efeméride que alcanza este año su 470 cumpleaños, desde que Don Diego de Bernuy organizó el buen uso y gobierno de las tierras de esta Villa.

El acto ha tenido lugar en el salón de actos del hogar del pensionista, una celebración llena de emociones, en las que se ha reconocido la trayectoria de vecinos y vecinas que son un ejemplo y que con su trabajo y dedicación se esfuerzan por el progreso de Benamejí.

Los premios benamejicenses del año han recaído en Cecilio Castaño en la categoría ‘Benamejicense en la Historia’, Gracia Ramírez Ordóñez como ‘Hija Predilecta’, Peña Carnavalesca El Pitorreo como ‘Embajador’, la ADAB, amigos defensa de los animales Benamejí como ‘Iniciativa Social’, Flores y Plantas Mayte a la ‘Trayectoria Empresarial’ y el Coro Nuestra Navidad en ‘Participación Ciudadana’.

Además, se reconoce como ‘Benamejicenses del futuro’ a María José Cabello, mejor expediente educación primaria y a María Cabello como mejor expediente en educación secundaria.

Miguel Ángel Sánchez inauguró la gala de manera oficial, en su intervención destacó el carácter ejemplar de los premiados deteniéndose especialmente en la figura de Cecilio Castaño “será recordado por su trabajo incansable en pro de la cultura de nuestro pueblo”.

Clausuró la celebración de esta VIII edición de los premios Benamejicenses del Año, la alcaldesa de Benamejí, Carmen Lara, quien durante su intervención resaltó los valores que hace a cada uno de los homenajeados merecedores del galardón “enorgulleceros porque acabáis de recibir el reconocimiento sincero de vuestros amigos, vecinos y semejantes, el trabajo realizado está dando sus frutos, y el esfuerzo está siendo recompensado” concluyó pidiéndoles “que nunca cambiéis, Benamejí os necesita”.