Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. John Cronin es un joven de 21 años con síndrome de down que desde siempre ha querido emprender y poner en marcha un negocio.

Sin embargo, al ser consciente de que no sabía cocinar, decidió estudiar otros sectores.

En un momento determinado, John paró a penar que siempre tuvo la tendencia de utilizar medias de diferentes colores y que podría ser una buena idea crear una marca de calcetines.

Así nació John’s Crazy Socks, que ha facturado 1,4 millones de dólares durante su primer año de trabajo y reunió 24.500 euros en fondos para caridad. La empresa, que cuenta con un tercio de empleados que presentan algún grado de discapacidad, vendió 1.400 tipos de calcetines, todos por Internet.

Entre sus principales clientes aparecen el presidente de Canadá, Justine Trudeau, o el ex Jefe de Estado de Estados Unidos, George Bush. Además, en menos de un año ya han enviado 30.000 pedidos a lo largo y a lo ancho de los Estados Unidos, todos acompañados por una bolsa llena de dulces y una tarjeta de agradecimiento.

Como cara visible del negocio, John participa de eventos y presenta iniciativas que pueden favorecer a la compañía. Además se reúne con proveedores y clientes. Cuenta además con la ayuda de su padre en la parte administrativa de la empresa.