Javier Collado

Dobuss

Elena Páez. El consejero de Economía de la Junta de Andalucía, Rogelio Velasco, ha pedido esta mañana “humanidad e inteligencia” a las instituciones públicas y a la sociedad en su conjunto para afrontar el reto de las migraciones, que es desde hoy objeto de debate en el IV Congreso “Córdoba, ciudad de encuentro y diálogo”, organizado por la UCO, la Cátedra Unesco y la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA).

Velasco ha apelado a la memoria colectiva de una sociedad, como la española, que en los años sesenta emigró en masa a Europa para buscar mejores horizontes vitales en el contexto de una España atrasada y sin perspectivas laborales. “En Europa se nos acogió, nos ofrecieron vivienda, educaron a nuestros hijos, se hizo un esfuerzo de integración y nos inculcaron valores de convivencia”, recordó en la mesa de inauguración del congreso, integrada por representantes institucionales y académicos.

“Tenemos que afrontar el fenómeno de la inmigración como si fuera nuestra propia historia”, invocó el consejero, consciente del desafío nacional, pero también planetario, que representa hoy día la cuestión de la movilidad humana. Entre 1998 y 2007, subrayó Velasco, España recibió 5 millones de inmigrantes, la cifra más alta de trasvase poblacional del mundo tras EE.UU.

El consejero de Economía llamó a combatir la imagen negativa de la inmigración, cuando, en su opinión, todos los informes solventes identifican el fenómeno migratorio como un activo beneficioso para las sociedades europeas. “Necesitamos inmigrantes. El aparato productivo lo demanda”, remarcó Velasco. Focalizó particularmente en África, para cuyo continente reclamó inversiones europeas, y aportó un dato crucial: en 2045, la población africana se duplicará hasta alcanzar los 2.500 millones de personas.

La alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, alertó contra el auge de las opciones políticas “xenófobas y racistas” en todo el mundo y evaluó pertinente impulsar congresos de esta naturaleza para reflexionar sobre los movimientos migratorios. Asimismo, reivindicó el papel de la universidad pública como foro necesario de debate y el lugar de Córdoba como “referente internacional de entendimiento”.

En esa misma dirección, el rector de la UCO, José Carlos Gómez Villamandos, también defendió el valor añadido generado por las universidades públicas en términos de “formación, investigación científica, desarrollo social y progreso económico”, tal como demuestran eventos como el inaugurado esta mañana en el Teatro Góngora de Córdoba. Su homólogo de la UNIA, José Sánchez Maldonado, declaró que el de las migraciones es un problema “que no podemos soslayar”. “Las fronteras son cada vez más difusas y dependerá de que consignemos la movilidad como un problema o como una oportunidad de la capacidad que tengamos de extraer beneficios” del fenómeno migratorio, indicó.

El presidente de la Diputación, Antonio Ruiz, manifestó que Córdoba es el “sitio adecuado” para acoger un debate de este tipo. Esta es una ciudad, enfatizó Ruiz, caracterizada por la “cultura de la paz, la convivencia, la tolerancia y la interculturalidad”, a la vez que previno contra los “mensajes simples” que únicamente lanzan visiones negativas de las migraciones.

Manuel Torres, director de la Cátedra Unesco y corresponsable académico del congreso, junto con el periodista Nicolás Castellano, agradeció a los ponentes su participación en el foro, y subrayó la generosidad de la UNIA como entidad financiadora del congreso. Una veintena de especialistas participarán durante tres días en debates de reflexión sobre la complejidad del hecho migratorio en el Teatro Góngora de Córdoba.