Javier Collado

Dobuss

CBN. Gran participación en el III torneo de Ajedrez, Open Chess, organizado por Ahlzahir y El Encinar para alumnos y alumnas de Primaria de Córdoba.

Esta actividad se enmarca en el Proyecto Matemáticas Divertidas, desarrollado por Fomento, cuyo objetivo es desarrollar el razonamiento lógico-matemático, la visión espacial, favorecer el pensamiento estratégico, ejercitar la memoria…, pero, sobre todo, que los alumnos aprendan, se diviertan y disfruten a través del juego del Ajedrez.

Para la organización de este evento contaremos con la colaboración de la Delegación Cordobesa de Ajedrez.

Desde el colegio Ahlzahir se ha preparado con mucha ilusión esta iniciativa donde, una vez más, los más pequeños son los protagonistas. Junto a los anfitriones han participado alumnos y alumnas de los  colegios Al Ándalus, San Vicente Ferrer, Mediterráneo, Salvador Vinuesa, Condesa de las Quemadas, Sagrada Familia – Las Francesas, Colegio Británico y Teresianas.

Objetivo de EL ENCINAR & AHLZAHIR OPEN CHESS

Esta jornada tiene la finalidad de que las niñas y los niños de primaria de Córdoba disfruten y se diviertan con el juego de ajedrez.

Este torneo surge como una nueva actividad del Proyecto Matemáticas Divertidas, desarrollado por Fomento. El objetivo es impulsar el razonamiento lógico-matemático, la visión espacial, favorecer el pensamiento estratégico, ejercitar la memoria…, pero, sobre todo, que los alumnos aprendan, se diviertan y disfruten a través del juego.

El ajedrez desarrolla capacidades que utilizarán nuestros alumnos en su futuro profesional tales como la visión estratégica, la flexibilidad y la capacidad de tomar decisiones de forma razonada y rápida.

En el año 2012 el Parlamento Europeo en su Declaración sobre la introducción del programa «Ajedrez en la Escuela» enumera los beneficios que el ajedrez aporta en la educación de los niños tales como un mejor desarrollo de la creatividad, intuición, memoria y rapidez en la toma de decisiones, y  fomenta algunos valores tan importantes como la deportividad.

Este torneo se realizó por el sistema suizo porque «nos parece el mejor sistema para que las niñas y los niños disfruten con el ajedrez. Las partidas se disputaron a un ritmo de 5+3 (5 minutos por jugador y 3 segundos de incremento cada vez que se pulsa el reloj), y además todos juegan hasta el final, todos son ganadores y todos tienen premio, en definitiva: ¡TODOS SON CAMPEONES!», afirman desde la organización.