Javier Collado

Dobuss

Elena Páez. «Cuando tenía 19 años, aprendí que los peores golpes te los da la vida y que tenía que luchar dentro y fuera del cuadrilátero para volver a recuperar mi estabilidad y ser yo misma», así recibe la página web de Miriam Gutiérrez, la mujer que superó el maltrato gracias al boxeo. Que ahora es, además, campeona de Europa.

Gutiérrez logró en la madrugada de este pasado viernes su primer título como profesional. La boxeadora madrileña es la nueva campeona de Europa de peso ligero, al derrotar a los puntos a la británica Samantha Smith en el Gran Casino de Torrelodones (Madrid). Los diez asaltos de dos minutos se saldaron con 98-92, 99-91 y 99-92.

En el combate, Miriam se mostró más activa y con mayor variedad de golpes que su oponente, que fiaba a su derecha y en la distancia todas sus posibilidades. Tras un par de asaltos, Gutiérrez acortó la distancia y con su movilidad y variedad de golpes comenzó a hacer mella en Smith.

Atenta y tratando de esquivar a Smith, demostró valentía y una gran calidad técnica para volver a golpear a su rival y vencerla con claridad a los puntos. La boxeadora celebró su triunfo envuelta en la bandera de su localidad, Torrejón de Ardoz, ya suma con esta diez victorias, cuatro de ellas por ‘KO’ y ninguna derrota.

Es conocida como «la Reina», y es conocida porque sufrió un caso de violencia de género que superó con la ayuda del boxeo. «Me di cuenta de que, asociando los valores que tiene el deporte, se podía elevar la autoestima y el problema se puede ir solucionando», dijo en la presentación de la iniciativa ‘Sport vs Bullying’, de LaLiga4Sports y la Fundación Jero García.

Es madre de dos hijos y se ha convertido en un ejemplo de superación. Se quedó embarazada a los 19 años se quedó embarazada y tuvo que dejar el boxeo por culpa de los malos tratos que sufría por parte de su expareja. Fue gracias al nacimiento de su hija lo que le hizo reconsiderar su decisión, y poco después volvía a los cuadriláteros con la ayuda de Jero García, del programa ‘Hermano mayor’.