Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Elena Páez. En la jornada del próximo sábado, se desarrollará por parte de la Asociación de Patrimonio Aguilarense, una muestra de restauración de un antiguo muro que delimita la Laguna de Zoñar. Concretamente desde el Cabo del Lobo hasta la laguna chica. Dicha reparación se llevará a cabo mediante la técnica de construcción de piedra seca, tipo de arquitectura declarada recientemente por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Este organismo internacional ha distinguido este arte de construcción tradicional en amplias zonas rurales de varios países europeos, protegiendo una técnica secular correspondiente a un patrimonio cultural inmaterial transmitido por las comunidades de generación en generación.

Con esta actividad se pretende contribuir al conocimiento por parte de la ciudadanía, del patrimonio arquitectónico rural existente en este enclave natural, entre el que destaca esta construcción de más de un kilómetro de largo, que tiene un origen de principios del siglo XVI. Así lo pone de manifiesto un documento que data de 1518, tras una escritura de la dote recibida por Lorenzo Suarez de Figueroa, Conde de Feria, al recibir como esposa a doña Catalina Fernández de Córdoba, hija del señor de la Villa de Aguilar y primer Márquez de Priego, en el que queda reflejada esta edificación.

Sí sumamos que la técnica de piedra seca está declarada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, a la antigüedad del origen de esta construcción -cinco siglos de historia- sumándose con el entorno del mismo, estamos ante un elemento patrimonial aguilarense de primer orden que necesita de una protección especial, que aparte de la medioambiental, bien sea como Bien Interés Cultural o de Catalogación General, pueda ayudar tanto a la necesidad de la puesta en valor de dicho muro como a la conservación del mismo.

Los trabajos de esta restauración simbólica, serán dirigidos por el especialista en Patrimonio y Doctor en Historia, Francisco Navarro López.