Javier Collado

Dobuss

Elena Páez. El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado la Encuesta Trimestral de Coste Laboral (ETCL) del cuarto trimestre de 2018, que refleja una vez más la enorme desigualdad que existe entre las Comunidades Autónomas. Para Iniciativa del Pueblo Andaluz, la formación política fundada en 2016 de carácter federalista, ecoandalucista y feminista, este es “sin duda el principal problema en la estructura territorial de Estado”. Asimismo, considera que “esa brecha es el indicador más visible de que el actual modelo no funciona para distribuir los recursos con una lógica de equidad”.

Según Iniciativa, en España no hay igualdad territorial: “a pesar de la descentralización que ha supuesto el Estado de las Autonomías, sigue existiendo una jerarquía territorial que perpetúa la desigualdad”, han informado. Por ello, el partido federalista de Andalucía considera que “lejos de ir desapareciendo las diferencias se está perpetuando la división territorial entre los centros tradicionales que ejercen de grandes atractores de población y capitales, y las áreas más dependientes”, afirman.

La ETCL informa de que el sueldo medio por trabajador y mes en Andalucía es, con 1.746,43€, el más bajo de España. Contrasta por lo que recibe un trabajador en el País Vasco (2.438,82€) o en Madrid (2.436,57€) y con la media española (2.039,01), situándose muy por debajo.

“Esto se debe principalmente a que las actividades económicas dominantes en Andalucía son las que tienen remuneraciones más bajas como la hostelería, el comercio, la agricultura o las actividades administrativas”, aseveran desde Iniciativa. Por el contrario, para la formación ecoandalucista  “las actividades mejor remuneradas como la industria, las actividades

financieras, la energía o la información y las comunicaciones es donde encontramos la brecha diferencial más elevada”.

Sin embargo, Iniciativa denuncia que los gastos básicos como el alquiler o la compra de vivienda, la luz y el agua o la alimentación apenas tienen diferencias sustanciales por territorios. Además, para el partido federalista de Andalucía, el paro y la discriminación salarial repercuten en todos los ámbitos de la vida, lo que se traduce en peores pensiones, una aportación fiscal menor, y que el índice de pobreza relativa vaya aumentando en relación con el resto de comunidades autónomas.

Por todo ello, y teniendo en cuenta que Andalucía continúa siendo un área marginal en la inversión pública y privada, con un bajo nivel de industrialización e innovación, Iniciativa lamenta que ningún partido político se haya hecho eco de unos datos del INE que demuestran que  “la desigualdad se enquista y por eso la pobreza en Andalucía se está convirtiendo en un fenómeno de carácter permanente”.