Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. Una ballena más ha sido encontrada muerta, víctima de la crisis global del plástico, en Mabini, Valle de Compostela, Filipinas. Cuando los científicos del Museo D’Bone Collector en Davao revisaron el cadáver, descubrieron que había muerto de “deshidratación e inanición” después de tragar bolsas de plástico: tenía más de 40 kilogramos en su estómago, lo que le impedía alimentarse correctamente.

“Esta ballena tiene la mayor cantidad de plástico que jamás hayamos visto en una ballena. Es asqueroso”, dijo el museo en una publicación en Facebook el domingo. “El gobierno debe tomar medidas contra quienes continúan tratando los cursos de agua y el océano como basureros”. En el estómago del animal encontraron 16 sacos de arroz, bolsas plásticas tipo saco de uso agrícola y varias bolsas de supermercado.

Este es solo el incidente más reciente en el que una ballena murió después de ingerir grandes cantidades de plástico. En noviembre del año pasado, una ballena de esperma encalló en Indonesia con 7 kilos de plástico en su estómago. Otra, una ballena piloto, murió en Tailandia en junio de 2018 después de ingerir 8 kilos de plástico, incluidas 80 bolsas de plástico. “Cientos de miles de ballenas, delfines, focas y tortugas mueren cada año por la contaminación plástica del océano, incluidos los plásticos de un solo uso y equipos plásticos abandonados de la industria pesquera”, dijo a CNN el activista de World Animal Protection Peter Kemple Hardy.