Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Los servicios de Emergencias de Nueva Jersey en Estados Unidos recibieron una sorprendente llamada. Un niño de 12 años les alertaba de la desaparición de su peluche, el oso Freddy.

El niño padece autismo y su peluche era su mejor amigo, por ello, no dudó en ponerse en contacto con los agentes.

Según informa Univisión, después de resolver el caso, el agente terminó tomándose fotos con el dueño del juguete que estaba muy agradecido.