Javier Collado

Dobuss

Elena Páez. Los empleados de la Agencia Tributaria que más recauden recibirán un plus de productividad en su sueldo. Este es un acuerdo la AEAT acaba de firmar con la mayoría de los sindicatos. Al parecer, «se ha cerrado el acuerdo para reeditar este año el plan especial de intensificación de actuaciones».

Gestha (el sindicato de técnicos de Hacienda) calcula que el plan incluye 95 millones de euros en incentivos para los trabajadores que logren un récord en la recaudación de este año en IVA e IRPF.

El sindicato, el cual representa al 25% de la plantilla total, no ha firmado el acuerdo porque critican que los técnicos reciben «solo un 40% de los incentivos respecto a los inspectores» y porque el 25% de los fondos se reparten a «libre disposición» de la AEAT con criterios que «se desconocen», ha señalado José María Mollinedo, secretario general de Gestha.

Según las fuentes, el documento fija dos metas para este año y afirman que si se superan, supondrá el ingreso de «una cuantía adicional» a lo ya percibido. Aún así, no es una medida nueva de este año, sino que desde 2014 la Agencia Tributaria aprobó este plan de intensificación para «incrementar los ingresos tributarios y reforzar la lucha contra el fraude fiscal».

Getsha ha calculado que la cuantía a repartir se representa, dependiendo de cada trabajador, en su sueldo anual depende de los subgrupos a los que pertenezcan ya que será de 95 millones de euros, un 40% de los presupuestado para la productividad total.

Así los del A1 (inspectores de Hacienda o informáticos, entre otros) reciben unos 7.000 euros de bonus al año si cumplen los objetivos. El A2, en el que se enmarcan los técnicos de Hacienda o el cuerpo de vigilancia aduanera, 2.645 euros. Y ya por debajo, el personal administrativo (C1), con una media de 1.669 euros y los auxiliares (C2) con 1.125 euros.

El bonus se ha extendido desde 2014 hasta este año ya que se consiguió incrementar «de manera sustancial» la contribución de la AEAT en la obtención de los ingresos tributarios «necesarios para financiar los servicios públicos y reducir el déficit público».

El documento considera que en 2019 es el momento de «seguir avanzando» con un nuevo ámbito de actuación basado en la intensificación de los proyectos de control a posteriori del fraude tributario y aduanero. Así, las actuaciones para fomentar el cumplimiento voluntario «no solo se va a referir al IVA, sino también al IRFP».