Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Elena Páez. La apertura del Parque Multiaventura de Hornachuelos es inminente, la empresa adjudicataria está dando los últimos pasos. Quieren guardar la fecha exacta de apertura, pero sigue siendo la misma y se mantiene para finales de marzo.

Ahora se inician los cursos de formación para los primeros monitores, formación que concluirá la semana que viene con lo que será la primera plantilla del parque que será la que trabajará en el arranque e inauguración del parque. En el curso de formación participan más de una quincena de seleccionados, de los que sólo 12-14 participantes superarán las pruebas y se quedarán en plantilla una vez superado el periodo de prueba. Así lo explicado desde la empresa adjudicataria Enrique Larena, quien ha añadido que además de este curso de formación de la primera remesa de monitores, se está terminando de trabajar en “los últimos retoques” relacionados con la instalación del conglomerado de video vigilancia e iluminación.

Esta plantilla será la primera que trabajará en el parque, pero de cara a mayo o junio habrá una segunda remesa de monitores seleccionados para un segundo curso “para establecer un refresco de monitores”.

El perfil de esta plantilla se caracteriza por ser personal de la zona, del propio municipio de Hornachuelos o de pueblos cercanos. Las edades están comprendidas entre los 24 y 35 años aproximadamente. Cuentan con formación en deporte, ocio, turismo, naturaleza, experiencia campamentos y voluntariado y con mucha capacidad comunicativa y de trabajo además de experiencia.

Además del equipo de monitores ya se ha conformado el equipo de ventas, gestión y administración del parque multiaventura.

El responsable de la empresa, nos subraya las duras pruebas de seguridad por las que ha pasado las instalaciones del parque consiguiendo diversas certificaciones que avalan la seguridad del mismo y que dan los permisos pertinentes para su apertura. Y es que la seguridad es prioridad en este tipo de actividad y en esa línea se enfoca todo el entramado del parque y sus actividades, además de la formación de los trabajadores. Todo ello para garantizar el desarrollo de la actividad sin ningún riesgo.

Agenda desbordada

La empresa está desbordada, la demanda de sus actividades ha sido muy intensa desde el principio. Y es que a tenor de las más de mil personas que se presentaron a la selección de personal, ya quedó patente el interés que suscita el parque.

A partir de ahí, la demanda de actividades comenzó a crecer desde diversos sectores como empresas, colegios, agencias de viajes u hoteles.

Desde la empresa se destaca el buen diseño de las actividades, lo que está haciendo que el interés sea real. Real no sólo en la zona, sino en el resto del país y más allá. Ya hay empresas que desde Francia o Inglaterra quieren comercializar las actividades del parque.

Tanto es así, que ya las reservas son reales, la agenda ya cuenta con muchas fechas cogidas, y es parte del problema organizativo, poder sostener toda la demanda de forma inmediata. Entre estas reservas, principalmente las hay de escolares y estudiantes.

La empresa, que ya tiene autorización para iniciar las obras del albergue, empezará en breve los trabajos para poder hacer que sea una realidad en breve. Aunque desde la empresa destaca que el albergue no será suficiente para dar respuesta a todas las visitas, y que de ello se beneficiarán otros establecimientos de la zona.

Adrenalina, mucha adrenalina.

Nos centramos en la parte más llamativa del parque, las tirolinas. Con más de 3.000 saltos en tirolinas a sus espaldas, debe servirnos  uno de los responsables del parque, Enrique Larena, para trasladarnos las primeras impresiones tras el uso de las tirolinas. Y tras haber probado las instalaciones, define las experiencias como “una de las más gratas que he tiendo en mi vida profesional”.

Destaca principalmente dos aspectos, por una parte los recorridos que tienen unas vistas espectaculares y que son diferentes dependiendo de hacia donde se mire. Pero además destaca los vuelos sobre el Bembézar una experiencia indescriptible ha dicho.

Por si fuera poco, cabe la posibilidad realizar saltos nocturnos “no tiene nada que ver una experiencia con el resto” concluye.