Imagen: Instagram @momotwinexperience

Supermercados Piedra

Dobuss

Ann Le, una joven australiana de 29 años, ha compartido en sus redes sociales una conmovedora foto de sus hijas recién nacidas. Las gemelas, que nacieron a las 29 semanas, fueron ingresadas durante un mes, al volver a juntarse, las pequeñas se fundieron en un abrazo.

Las gemelas, Olivia y Zoe, compartían el mismo saco amniótico, eran gemelos monoamnióticos, uno de los embarazos con mayor riesgo posible. Los médicos decidieron sacar a las niñas a las 28 semanas y 5 días tras observar que una de las niñas corría peligro. No obstante, las niñas seguían en estado crítico por su prematuro nacimiento.
«Ha sido emocionalmente agotador para mi esposo y para mí, pero ahora que ha pasado más de un mes, sus posibilidades de supervivencia son más del 95 por ciento» contaba la madre a Daily Mail Australia.
«Olivia fue puesta sobre mí primero, luego, cuando fue el turno de Zoe, extendió su brazo izquierdo y abrazó a su hermana. Mis lágrimas fluían, es un momento que nunca olvidaré».