Javier Collado

Dobuss

El Hospital Universitario de Valme ha eliminado el virus de la hepatitis C en los pacientes infectados por VIH, uno de los colectivos de mayor riesgo de transmisión de este virus, y ha logrado así colocarse entre los primeros hospitales españoles que lo ha conseguido. Durante los tres últimos años, el centro ha desarrollado un laborioso trabajo en la lucha contra el virus de la hepatitis C, dentro del objetivo planteado por la OMS para la eliminación de esta enfermedad a nivel mundial.

La hepatitis C es una infección vírica que afecta al hígado, diseminada a través del contacto con sangre afectada. También puede contagiarse a través de relaciones sexuales con una persona infectada y de madre a hijo durante el parto. Esta infección puede durar toda la vida y conducir al cáncer de hígado o cirrosis hepática que requiere trasplante hepático. Se estima que, en la actualidad, hay unos 70 millones de personas con infección activa por virus de la hepatitis C.

El gran avance en el tratamiento de la hepatitis C llegó en el año 2015 con tratamientos orales que lograron la curación de la enfermedad en casi el 100% de los pacientes. No obstante, los investigadores subrayan la existencia de barreras en el acceso al tratamiento, lo cual supone que hay personas que pueden transmitir la enfermedad y reinfectar a las que se había curado dentro del propio colectivo. Es por ello que los infectólogos destacan la importancia de identificar a los pacientes, diagnosticándolos, y motivarlos para que se traten. Y así, curándolos, eliminar el virus.

Entre las estrategias marcadas por el Plan Estratégico Nacional de hepatitis C, el Hospital Universitario de Valme trazó un proyecto de micro-eliminación en uno de los colectivos de mayor riesgo: pacientes con VIH. Al respecto, el director del Grupo de Investigación de Enfermedades Infecciosas y Microbiología de este centro, Juan Antonio Pineda, destaca el intenso trabajo llevado a cabo en el área sur de la provincia de Sevilla para romper la cadena de transmisión del virus y lograr eliminarlo: “nuestro objetivo ha sido profundizar en el diagnóstico de la infección activa, evaluar la enfermedad hepática, prescribir el tratamiento antiviral y, con ello, prevenir la reinfección”.