Boda.

Javier Collado

Dobuss

Un total de 111.704 demandas de disolución matrimonial se presentaron en el año 2018 en los órganos judiciales, lo que supone un 2,4 por ciento menos que las presentadas en 2017, según datos del Servicio de Estadística del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). De esta forma, los divorcios y separaciones se sitúan en mínimos de la última década, lejos del pico de algo más de 133.000 casos que se alcanzó en 2014.

El CGPJ detalla que todas las formas de disolución matrimonial mostraron disminuciones interanuales. Así, las 62.241 demandas de divorcio consensuado fueron un 2,8 por ciento menos que las de 2017; las 44.433 demandas de divorcio contencioso, un 1,3 por cien menos; las 3.395 de separación consensuada, un 7,9 por ciento menos; y las 1.635 de separación contenciosa, un 7,2 por ciento menos. Asimismo, se presentaron 134 demandas de nulidad, un 5,6 por ciento menos que en 2017, según detalla el CGPJ.

En relación a las demandas de disolución matrimonial del total del año con la población a 1 de enero de 2018, el mayor número de demandas de disolución por cada 10.000 habitantes se ha dado en la Comunitat Valenciana, 27,9; seguida de Canarias, 26,7; Illes Balears, 25,6; Andalucía, 25,2; Cataluña, 25; y Asturias, 24,1. Todas superan la media nacional de 23,9. Por el contrario, las más bajas se han dado en Castilla y León, 18,6; País Vasco, 19,1; y Aragón, 20,6.

Por otro lado, en 2018 se presentaron 11.366 demandas de modificación de medidas matrimoniales consensuadas, un 7,1 por ciento más que el año anterior; mientras que de modificación de medidas matrimoniales no consensuadas se presentaron 33.666 demandas, un 1,3 por ciento menos que en 2017.

En el caso de medidas de guardia custodia y alimentos de hijos no matrimoniales se presentaron 19.281 consensuadas, un 4,3 por ciento más; y 28.188 no consensuadas, un 0,6 por ciento menos que en el año anterior.