Javier Collado

Dobuss

A la quinta ha sido la definitva para Mitzi, una gata que ya es célebre por haber sido bautizada como la ‘más gorda de Reino Unido’. Su vida ha saltado a los medios esta semana debido a que acumula un historial inusual de devoluciones al refugio de Woodside Sanctuary, en Plymouth, desde que llegase a este en 2017 tras la muerte de su dueño.

A sus nueve años, Mitzi fue adoptada cuatro veces y devuelta otras tantas. Su peso, alrededor de 7,70 kg fue uno de los factores que llevaron a la felina de vuelta al abandono por parte de sus dueños, cuentan en la BBC. Su odisea ha llegado a su fin. «Es muy raro que un gato sea devuelto tantas veces, pero, lamentablemente, ella ha tenido muy mala suerte», explica la gerente del refugio, Helen Lecointe. «Ha sido muy triste para Mitzi, que ha tenido que vivir muchos cambios de propietario tras sufrir la muerte de su dueño».

Mitzi fue sometida a una dieta estricta y ha logrado bajar su peso hasta los 5 kg. Tras esto, el llamamiento del Woodside Sanctuary para encontrar un dueño definitivo para ella fue desesperado y las ofertas llegaron desde todos los lugares del planeta. «Recibimos ofertas de Estados Unidos, Suecia y hasta Oriente Medio. Hemos encontrado al fin a sus nuevos dueños. Ya la conocen y están como locos por ella», cuenta Lecointe, que se ocupará de Mitzi hasta abril, mes en el que se mudará a su nueva casa.