Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Elena Páez. «Caso real. Es mío» es como comienza la publicación que se ha hecho viral del Dr. Ángel Martínez Monsalve, cirujano vascular del Hospital Infanta Cristina de Badajoz en Facebook. Así comienza la publicación en la que se queja de un paciente, el cual, a su juicio, parece no entender lo que cuesta la sanidad pública.

Todo comenzó el 19 de febrero cuando «un paciente ingresa de urgencias a las 18:35 de la tarde con un aneurisma abdominal roto, 100% de mortalidad si no se trata inmediatamente. Viene en helicóptero porque su vida está en juego, con todo el personal de urgencias preparado para subirlo a quirófano en 2 minutos de reloj, listo para ser intervenido.» Explica cómo tras esto, todo el hospital se desdobla y se entrega a salvar la vida de esta persona: «es operado de urgencia; 2 cirujanos vasculares, 2 anestesistas, 2 enfermeras, 1 auxiliar y un celador trabajan en quirófano.»

Explica que no solo se le extiende una increíble atención médica, si no que también «se emplea para salvarlo una prótesis de alta tecnología que cuesta 21.000 € en total, usando un arco radiológico y una mesa especial con un coste de 600.000€.»

El cirujano además no teme añadir que su cuidado no acaba tras la operación, si no que «tras la cirugía pasará 3 días en UCI, donde intensivistas, y enfermería especializada seguirá luchando por su vida (esos 3 días de lucha ascienden a 5500€).» 

Con un poco de sarcasmo, añade que «la semana en planta de hospitalización al salir de UCI, “tan solo” requiere 21 turnos de enfermería, auxiliares y celadores, además de un cirujano pendiente 24h diarias esos 7 días (7300€).» Finalmente añade que «independientemente de la anécdota económica, el resumen es que el paciente llega muriendo en un helicóptero a la puerta de urgencias y sale caminando por su propio pie una semana después…». 

Es lógico que el cirujano se sienta ofendido y se sorprenda cuando, a modo de agradecimiento, el paciente les dice «gracias señores, pero con lo que pagamos en impuestos es vergonzoso que tengamos que compartir habitación con otros enfermos».

Martínez Monsalve termina su publicación con un «no contesté, ni lo haré en el futuro, no merece la pena. Lo que si tengo claro es que el problema principal en este asunto y en este país no lo tiene la sanidad, lo tenemos nosotros.» Y advierte que «nos la vamos a cargar por ignorantes. Es lo que hay. El tiempo nos pondrá en nuestro lugar, espero.»